La protesta tuvo lugar ante la sede del TSJIB. | T. Ayuga

73

Más de 150 personas se concentraron este jueves frente a la sede del Tribunal Superior de Justicia de las Illes Baleares (TSJIB), en la Plaça del Mercat de Palma, para protestar contra la última sentencia que obliga a proteger el monumento de sa Feixina.

Al son de canciones icónicas como L’Estaca o Bella Ciao, puño en alto, los asistentes a la concentración convocada por Memòria de Mallorca se mostraron optimistas ante un futuro derribo de un memorial que «ofende y lo vamos a tirar», aseguró Maite Blázquez, nieta de un pollençí asesinado por el fascismo, encargada de leer el manifiesto. En él, se censuró la judicializacion de este tema por parte de Arca, «con la simpleza de argumentos de que el patrimonio no tiene ideología» .

También se consideró que en 2010 Cort tuvo una «ocasión inmejorable» para retirar el memorial y «en cambio se tomó la decisión errónea de querer descontextualizar el fascismo que impregna el monumento».

«Esta sentencia no nos frenará, continuaremos trabajando hasta la retirada completa de este ignominioso monumento, que nadie lo dude», aseveró Blázquez

La presidenta de la Associació Memòria de Mallorca, Maria Antònia Oliver, declaró que la concentración, convocada bajo el lema ‘El fascismo no se protege’, respondía al enfado que ha causado la sentencia.

Tras la lectura del manifiesto el glosador Mateu Xurí cantó unas glosas compuestas para la ocasión. Al acto asistieron los ediles de Cort Antoni Noguera, Alberto Jarabo y Llorenç Carrió. También acudieron la consellera Isabel Castro o la nueva presidenta de la Federació d’Associacions de Veïns, Maribel Alcázar.

Ta030621444-15.jpg

Memòria de Mallorca llegará a Estrasburgo

Memòria de Mallorca va a recurrir la sentencia del TSJIB ante el Supremo, aunque su presidenta, Maria Antònia Oliver, admitió que «no tenemos mucha confianza en este recurso, pero hay que agotar la vía judicial dentro del Estado español para poder acudir a la justicia europea». «Seguiremos trabajando y luchando para que nuestras plazas y espacios públicos queden libres de simbología franquista, y si hemos de recurrir a Estrasburgo lo haremos», declaró.