Proyecto del aparcamiento subterráneo en la calle Josep Darder, en Palma. | Ajuntament de Palma

10

El Ajuntament de Palma construirá en la calle Metge Josep Darder un nuevo aparcamiento subterráneo y urbanizará la superficie de esta calle para incrementar el espacio peatonal.

El concejal de Mobilitat, Francesc Dalmau, informó de que la junta de gobierno aprobó el encargo del estudio previo para la construcción de este nuevo estacionamiento, cuyas obras se espera que comiencen en la primavera de 2022. Será el primero que se inaugure en Palma desde 2007, cuando se abrió el de Antoni Maura.

El párking estará bajo el paseo central de la vía, desde la calle Bisbe Cabanelles hasta Cardenal Despuig. Contará con 577 plazas en tres alturas, así como estacionamiento para bicicletas y puestos de carga para vehículos eléctricos.

La nueva infraestructura, explicó Dalmau, estará limítrofe con las barriadas de Pere Garau y Son Canals, pero podrá dar servicio también a los residentes en Son Gotleu, La Soledat Nord y Can Capes. Recordó que el Plan Movilidad Urbana y Sostenible (PMUS) ya advertía en 2014 de que existía un déficit importante de plazas de aparcamiento en esta zona, por la gran densidad de población que existe.

El regidor advirtió de que esta obra «no se hará de un día para otro, pues quedan obstáculos que superar y eso se traduce en tiempo», pero también dejó claro que este proyecto «se convierte desde hoy mismo en una obsesión para el equipo de gobierno».

Aprovechando este proyecto, la Societat Municipal d?Aparcaments i Projectes (SMAP) contempla también la urbanización de todo el eje de la calle Metge Josep Darder, desde la plaza Miquel Dolç hasta la calle Aragó, para aumentar el espacio peatonal.

Peatonalización

Así, se ampliará la acera izquierda, viniendo desde Miquel Dolç, se dotará a la calzada de un tercer carril de circulación y se mejorará el actual carril bici. También se peatonalizará el vial derecho, que se unirá así al bulevar central. Todo ello supondrá la supresión de plazas de aparcamiento en la vía pública, por lo que cuando llegue el momento se ofrecerán plazas en el estacionamiento subterráneo a vecinos, como se ha hecho en otras zonas.

Además, se prevé peatonalizar, suprimiendo la calzada, un tramo de la calle Isidoro Antillón, entre las calles Safareig y Metge Josep Darder, de forma que el espacio libre público existente quede conectado.

Dalmau aseguró que se trata de «una intervención ambiciosa», cuyo coste total será de 11.269.520 euros, de los que 9,1 millones corresponden al aparcamiento y dos millones a la urbanización del espacio en superficie.