El alcalde HIla presidió la reunión celebrada de forma telemática con patronales y sindicatos. | Redacción Local

4

Emaya ha recibido 1.937 peticiones de aplazamiento de la factura de agua, una medida de ayuda a la reactivación económica que la empresa municipal aplica desde el pasado mes de abril. De ese total de solicitudes, recibidas entre el 1 de abril y el 17 de enero, 1.115 han sido realizadas por familias y 822 por empresa (543 por comercios, bares o restaurantes y por 279 hoteles). Hasta 1.278 de las solicitudes ya están aceptadas y el resto están en diversos puntos de su tramitación.

Desde Emaya se explica que con las empresas se acordó un año de aplazamiento, a contar desde agosto de 2020, prorrogable un año más si justifican ingresos inferiores al 50 % el año anterior.

En el caso de los particulares el aplazamiento es variable, según la deuda, pero de media se está concediendo una demora de cuatro meses, si bien se puede renovar la solicitud de aplazamiento.

La empresa anunció hace unas semanas que perdonaría el pago de la tasa de recogida de basuras a los negocios que están cerrados como consecuencia de las medidas anti COVID, pero poco después tuvo que rectificar alegando que esta exención no es legal, según un informe jurídico. Pues bien, la empresa asegura ahora que este mismo informe «deja poco margen para poner en marcha otras ayudas, porque lo que cobramos son tarifas de servicios obligatorios». Por tanto, aunque se sigue estudiando alguna opción, se admite que «será difícil» y que las nuevas ayudas deberán partir de otras áreas del Ajuntament.

En relación a la grave crisis económica, el alcalde de Palma, José Hila; la regidora de Model de Ciutat, Neus Truyol; el regidor de Promoció Econòmica, Rodrigo Romero, y el concejal d’Economia, Adrián García, se reunieron ayer con los secretarios generales de UGT y CCOO, Alejandro Texias y José Luis García, respectivamente; la presidenta de CAEB, Carmen Planas, y el presidente de PIMEM, Jordi Mora.

Nuevo paquete de ayudas

Cort informó a patronales y sindicatos de que está trabajando en «un nuevo paquete de ayudas para los sectores afectados por la crisis sanitaria en colaboración con el Govern y el Consell», si bien no concretó más.

«Hemos querido escuchar las opiniones de los agentes sociales para ver hacia dónde se tienen que enfocar las ayudas y a qué sectores se tienen que dirigir», declaró el primer edil.

Además, también se comunicó que, en relación con las ayudas convocadas por Cort en 2020, «ayer mismo se dio la orden de pago de la línea uno de estas ayudas para microempresas, comercios y autónomos afectados por la crisis sanitaria de la COVID por valor de más de 1,4 millones de euros. «Entre el lunes y el martes los beneficiarios cobrarán las ayudas», informó el concejal de Promoció Econòmica.

Este anuncio llegó el mismo día en que Afedeco amenazó con «salir a la calle a protestar cuando la situación sanitaria lo permita» si no llegan ya las ayudas que «se prometieron» en marzo pasado, recordó Miguel Ángel Salvà, vicepresidente de Afedeco. «Es ahora cuando se necesitan estas ayudas, no dentro de tres o cuatro meses», aseguró.

Romero destacó, además, que para 2021 «se está trabajando en una convocatoria de ayudas a la contratación dirigida a pymes y pequeño comercio con un presupuesto de 300.000 euros». También recordó las ayudas a establecimientos emblemáticos por valor de 50.000 euros, ayudas a la inversión del pequeño comercio y pymes, con un presupuesto de 100.000 euros, o los bonos de comercio, por 200.000 euros.

Hila propone a los agentes sociales una mesa sobre el futuro de Palma

El Ajuntament informó de que el objetivo del encuentro telemático con los agentes sociales era «conformar una mesa de trabajo estable para tratar el presente y futuro de la ciudad y conocer de primera mano la situación actual de los sectores más afectados por la crisis». También se aprovechó para explicar los proyectos de desarrollo, como el llamado Distrito Innovador que «fomentará la cohesión social y abrirá ventanas de oportunidad laboral y de investigación en sectores productivos innovadores como son las industrias culturales, las de energía y las de creación digital».