La calle Fornarís, junto a Can Ribes, acogerá una promoción de 36 VPO. | DATAAE SLP

La barriada de Nou Llevant va cobrando forma y en la zona se están empezando a activar los proyectos que van a revolucionar este enclave. La semana pasada se dio luz verde a la licencia de obras de las VPO de La Soledat, además de una nueva promoción de Metrovacesa, que se une al histórico desbloqueo de los litigios entre Ajuntament de Palma y Endesa por el edificio de Gesa.

A principios de la semana pasada, el Consell de Gerència d’Urbanisme dio luz verde a la licencia de obras de un edificio de viviendas plurifamiliar de protección oficial en la calle Fornaris, en el solar colindante con el futuro equipamiento de Can Ribes del barrio de La Soledat.

La licencia otorgada permite la construcción de 36 viviendas públicas, con un presupuesto de 3,5 millones y un plazo de 36 meses para la ejecución de la obra.

Según la concejala de Model de Ciutat, Habitatge Digne i Sostenibilitat, Neus Truyol, «trabajamos para agilizar todos los proyectos públicos con el IBAVI. Es imprescindible ampliar el parque público de Palma, que cuenta con unas 1.500 VPO, de las que 400 son del Ajuntament y el resto, del IBAVI».

A esto se une la nueva perspectiva para el edificio de Gesa, después de que el miércoles se anunciara un preacuerdo entre Cort y Endesa. ¿Qué futuro le espera a este inmueble? Fuentes de Endesa afirman que «se desarrollarán diferentes hubs de desarrollo de innovación y transición energética, tanto en el edificio como en los terrenos de atrás».

Estrategia

«Queremos apostar por Palma como centro estratégico de las energías renovables. A partir de ahora, Endesa va a trabajar en el Districte d’Innovació como parte activa», dice María Magdalena Frau, responsable de Comunicación de Endesa. Espacio de sobra tiene, ya que el edificio cuenta con 15.000 metros cuadrados repartidos en 11 plantas y dos sótanos, de los que 5.600 serán ocupados por el Ajuntament. Endesa se une así a la UIB, Cort y al Govern en el impulso del Districte d’Innovació de Nou Llevant.

A todo esto, los vecinos respiran con alivio tras este preacuerdo. Según Lourdes Martín, de la Asociación de Vecinos Ses Veles, «después de 15 años de litigio es bueno que haya un acuerdo. Al fin podemos respirar. Siempre hemos reivindicado mantener el edificio y la zona verde. No queríamos una barrera arquitectónica como en Can Pere Antoni».

Pese a su satisfacción, los vecinos se muestran preocupados «por la gentrificación, que aparece cada vez que hay una inversión pública. No queremos que pase como en el centro o en Santa Catalina, cuando los vecinos de toda la vida se tienen que marchar». Y Martín recuerda que en el próximo Nou Llevant se están construyendo viviendas de lujo. También aplauden las obras de la futura sede del Institut Municipal d’Innovació (IMI).

Por su parte, Joan Forteza, presidente de la Federació d’Associacions de Veïns de Palma, señala que «más que un buen acuerdo, es el mejor acuerdo posible».

Metrovacesa inicia una nueva promoción

La semana pasada también se concedió la licencia a Metrovacesa para la construcción de 88 viviendas, un local, 93 aparcamientos, 88 trasteros y piscina en la calle Barranquilla, esquina calle Brotard, en la zona de Nou Llevant. El presupuesto para esta obra es de 8,5 millones. La promotora está construyendo ahora mismo en la barriada la promoción Jardins de Llevant, que cuenta con 114 pisos y es obra de Patxi Mangado, el arquitecto del Palacio de Congresos de Palma.