El Ajuntament empezó a retirar la iluminación navideña del centro y el gran árbol del Parc de la Mar, que solían permanecer hasta que acababan las fiestas de Palma. | T. Ayuga

11

Será la primera vez en 42 años que Palma no celebrará las fiestas de Sant Sebastià, que se iniciaron en el actual formato en 1977. Pese al debate de otros años, el Ajuntament descarta mover la fecha de las celebraciones. Mientras tanto, el Obispado de Mallorca ha señalado que «en la celebración de la eucaristía de Sant Sebastià se rezará por todos los afectados por la pandemia y también se invocará la intercesión del santo como abogado contra la peste».

No es la primera vez que Sant Sebastià es invocado para frenar una pandemia. Según el historiador Gaspar Valero, en marzo de 1523 Ciutat estaba siendo azotada por la peste y las guerras de las Germanies. La llegada de la reliquia de Sant Sebastià, que ahora mismo descansa en la Catedral de Palma, «trajo la paz y curó la peste», recuerda el autor de Palma, ciutat de llegendes.

Sin precedentes

Valero dice que desde que se conocen las fiestas de Sant Sebastià, jamás se habían anulado. «En 1977, el alcalde Paulí Buchens impulsó las fiestas tal y como las conocemos ahora, con conciertos y foguerons. Esta fiesta moderna jamás se había suspendido». Recuerda que la celebración ha sufrido las inclemencias climatológicas, lo que hizo que se debatiera un posible cambio de fechas al verano. «Es cierto que por mal tiempo ha habido cancelaciones o se redujo la afluencia del público, pero jamás se habían suspendido del todo», añade.

Tomeu Bestard, cronista de la ciudad, señala que «otros años por culpa de la lluvia se habían anulado algunos conciertos de la Revetla, pero no todas las fiestas como pasa ahora. La situación actual no se había dando nunca desde que los alcaldes Paulí Buchens y Ramón Aguiló empezaron a organizar estas fiestas».

Noticias relacionadas

Con esta cancelación definitiva de los pocos actos del programa de Sant Sebastià que quedaban en pie, este 2021 no habrá rastro de celebraciones patronales. Alberto Jarabo, regidor de Participació Ciutadana i Govern Interior, señaló que «tras la cancelación de las torradas, la Revetla, el Correfoc y el incremento tremendo de los contagios, lo lógico era suspender todas las actividades organizadas por el Ajuntament. Había dos conciertos adjudicados, el de COPE y Onda Cero, que se atrasarán como estaba previsto en los pliegos». El resto de los conciertos, por otro lado, quedan suspendidos.

El Ajuntament ya había previsto la posible anulación de estos eventos e introdujo esta posibilidad en los contratos que ha redactado este año. De esta manera, Jarabo ha señalado que «desde hace meses estaba previsto que en caso de que los contagios se incrementasen no tuviese ningún coste para el Ajuntament. Hasta la anulación del montaje de los escenarios no supondrá ningún coste». Tampoco se celebrará Sant Sebastià Petit.

Por su parte, la Federació de Associacions de Veïns apoya la suspensión de todas las celebraciones: «Creemos que es la mejor opción. Es un sacrificio individual y colectivo y supone una toma de conciencia para frenar la pandemia», dice su presidente, Joan Forteza.

Dado que ya no habrá fiestas, Cort inició ayer la retirada de las luces de Navidad en el centro, que solían permanecer hasta febrero por Sant Sebastià.

Misa el día 20 con aforo al 30 %

El obispo de Mallorca, Sebastià Taltavull, sugiere a todos los municipios hacer una plegaria pidiendo a Dios la protección de todas las criaturas por las beneïdes. Además, la plegaria de Completes se celebrará a puerta cerrada y sin público. La Eucaristía de Sant Sebastià se celebrará en la Seu el día 20 a las 10.30 horas con un 30 por ciento de aforo.