Una pintada en la muralla. | Pere Bota

43

Las pintadas y malas hierbas que afean y deterioran la muralla de Palma y otros elementos catalogados son uno de los problemas que desde el Ajuntament no se ha atajado hasta el momento. Para hacerlo, la Junta de Gobierno de Cort aprobó ayer los pliegos de cláusulas administrativas y técnicas para la contratación de una empresa que se encargue de los trabajos de limpieza, restauración, mantenimiento y conservación de una parte de la muralla, en concreto desde s’Hort del Rei hasta es Baluard del Príncep, y de los edificios municipales que sean Bien de Interés Cultural (BIC).

El presupuesto de esta licitación es de 832.425 euros y la adjudicación del servicio será por 4 años, prorrogable un año más.

El portavoz del Gobierno municipal, Alberto Jarabo, reconoció que el Consistorio «recibe habitualmente quejas en relación a la necesidad de mejora del mantenimiento que deben tener estos elementos patrimoniales, en referencia sobre todo a las malas hierbas y los grafitis. «La limpieza de estos bienes requiere el estudio de cada elemento y el empleo productos muy concretos para cada material de los que estén hechos estos bienes o elementos para que la limpieza nos resulte agresiva», explicó el edil.

Por eso, hasta ahora, la limpieza de las pintadas corre a cargo de una brigada de urgencia de Emaya, pero solo cuando se trata de elementos no patrimoniales. Solo en casos puntuales esta brigada ha actuado sobre elementos catalogados de acuerdo con un protocolo establecido por la Comissió de Centre Històric.

Por eso, el portavoz municipal declaró que «ante el hecho de que las pintadas en estos elementos patrimoniales se extienden era necesario que desde el área de Infraestructures se realizarse un contrato mucho más amplio y se incorporase una importante inversión para limpiar estos grafitis, principalmente en la muralla».

La brigada de Emaya continuará trabajando, añadió Jarabo, «al menos hasta que Infraestructures pueda hacerse cargo de todas de los trabajos necesarios de limpieza de las pintadas».

El Ajuntament recurre para reclamar la titularidad de Cúber

El Consistorio ha interpuesto un recurso ante el Ministerio de Justicia por la inscripción realizada a su nombre en 1990 por parte del Govern de la finca en la que se encuentra el embalse de Cúber, en Escorca, por entender que es propiedad del Ajuntament desde 1974. Jarabo indicó que «estamos hablando con el Govern para tratar de resolver esta situación, queremos pensar que es un error y esperamos que se solvente».