Si el indicador de julio es igual de malo que en junio el PP pedirá explicaciones en el próximo pleno. | M. À. Cañellas

31

El Ajuntament de Palma y sus organismos autónomos excedieron en más del doble el plazo máximo legal para el pago a sus proveedores durante el pasado mes de junio y todo apunta a que en julio y agosto también ocurrirá. Según denunció ayer el concejal del PP en Palma Julio Martínez, en junio el plazo medio de pago fue de 73,81 días, cuando el máximo legal es de 30 días.

Ante ello, Martínez lamentó que «el Pacte paga tarde a sus proveedores precisamente cuando las empresas y autónomos necesitan más liquidez». Por eso, añadió que «desde el PP exigimos que el equipo de Gobierno priorice esa liquidez, pues detrás de una empresa hay nóminas de trabajadores».

Tensiones de tesorería

De hecho, para encontrar una cifra superior de plazo medio de pago hay que remontarse a septiembre de 2016, cuando se alcanzaron los 79,03 días de espera de media. Desde el inicio de este año el plazo se había cumplido, salvo en enero (31,88 días) y febrero (33,54 días). En marzo se pagó a los proveedores en un plazo medio de 17,26 días; en abril fueron 18,89 días de media y en mayo, 27,58 días.

El concejal ‘popular’ interpretó que este exceso de días en el plazo de pago «es un indicador de tensiones de tesorería, por la bajada de los ingresos». Por eso aseguró que «es importante realizar ajustes y no seguir gastando como si aquí no pasase nada. Con la propaganda de que se está reactivando Palma no es suficiente, se debe priorizar la inyección de liquidez a quienes trabajan para el Ajuntament».

En su opinión, es muestra de «un cambio de tendencia, pues los impuestos presentados tienen un plazo de casi dos meses para pagarse y los primeros meses del año el Consistorio tiene mucha tesorería adelantada por la Agencia Tributaria de les Illes Balears (ATIB), que gestiona la recaudación de los tributos de padrón». Además, «se debe sumar que las facturas deben tardar más en tramitarse en estos momentos».

Martínez insistió en que «pedimos al Pacte que se ‘pongan las pilas’ y no se duerma, por eso criticamos que pierda el tiempo con temas como el cambio de nombres de algunas calles».

El Pacte admite que el retraso se debe a la falta de algunos plenos

El concejal de Hisenda, Adrián García, explicó ayer que este retraso, que probablemente se volverá a repetir en julio y agosto, se debe a dos causas. En primer lugar el hecho de que ha habido algún pleno que no se celebró durante el estado de alarma, como tampoco habrá sesión este mes, «y eso retrasa el pago porque muchos reconocimientos de deuda deben aprobarse por el pleno».

El segundo motivo es que el Consistorio paralizó durante algún tiempo los reconocimientos de deuda para estudiar si era de obligado cumplimiento para los ayuntamientos la normativa que introdujo el Govern en su decreto sobre el funcionamiento de estos reconocimientos. «Había dudas por parte de los servicios jurídicos municipales sobre si se tenía que cumplir esa instrucción y, finalmente, se ha elevado una consulta al Govern para saber si es de aplicación o no». García admitió que «es una situación puntual que se regularizará cuando se coja el ritmo normal otra vez».