Emaya retomó en la noche del jueves la desinfección con lejía de las calles de Palma. | Jaume Morey

14

Emaya retomó anoche la desinfección con lejía de las calles de Palma, una necesidad reclamada por los vecinos desde hace varios días ante el rápido aumento de los contagios de la COVID-19.

Este jueves y durante los primeros días la limpieza nocturna con desinfectante se realizará, hasta las 5.00 horas, en las zonas que se encuentran en una peor situación sanitaria, es decir, Son Gotleu, Pere Garau y alguna vías del centro. A partir de la semana que viene se ampliará el trabajo a otros barrios, «en función de las necesidades sanitarias», según se informó desde la empresa municipal. Además se ha incrementado la limpieza diurna con agua a presión, en este caso sin desinfectante, pero por toda la ciudad.

La empresa indicó que «el dispositivo se ha puesto en marcha rápido y se actúa en función de las necesidades y prioridades sanitarias». Aseguró que «se ha montado el servicio sin desatender otros trabajos», ya que se recordó que durante el estado de alarma se dejaron de recoger trastos de la calle, por ejemplo, para tener el máximo número de personal disponible para las limpiezas especiales, mientras que ahora se está reorganizando la empresa «para poder atender todas las necesidades».

Por otro lado, el Ajuntament informó de que desde finales de junio ha destinado, a través del área de Infraestructures, una media de 100.000 euros cada mes a la desinfección y limpieza diaria de los 177 parques y zonas infantiles de Palma.

Las tareas de desinfección se realizan mediante los equipos de la brigada municipal y de las dos contratas de Servicio de Conservación y Mantenimiento de los Espacios Verdes Públicos de Palma. Los equipos que trabajan limpian con especial mención los 1.500 elementos de contacto que conforman estos espacios y que incluyen columpios, toboganes, juegos y otros elementos como papeleras o bancos.

Siguiendo las indicaciones del Govern, se informó, estos espacios se han señalizado con una cartelería específica que recuerda las medidas de seguridad con motivo de la COVID-19 a seguir en las áreas de juegos infantiles. Así, se recomienda que los niños a partir de 3 años utilicen mascarilla y se recuerda que es obligatorio desde los 6 años en caso de no poder mantener la distancia de seguridad de 1,5 metros. Asimismo, se aconseja a padres que los niños se limpien las manos con gel hidroalcohólico antes y después de jugar.