Foto de ratas ‘cazadas’ en la zona, junto a una lata y una botella para comparar su tamaño. | JOSÉ LUIS ARIZA

48

Vecinos de las viviendas sociales del Camp Redó, más conocidas como ‘Corea’, denuncian la plaga de ratas que padecen desde hace meses pero que ahora se ha intensificado aún más con la llegada del calor.

David Suárez es un habitual del barrio y declara que el problema se agravó con el derribo del bloque VIII, llevado a cabo en noviembre del año pasado, y admite que «las escenas que llegan a verse son difíciles de creer».

Cada día, asegura, los vecinos matan entre 30 y 40 roedores, «cada uno a su manera, unos con escopeta de perdigones, otros poniéndoles veneno en un trozo de queso, a palazos e, incluso, he llegado a ver a alguna persona pisoteando una rata descalzo, de la desesperación que tenía».

Los afectados consideran que es «increíble que todavía no haya ocurrido una desgracia, como que una rata no haya mordido a algún niño, por ejemplo». Se trata de roedores de buen tamaño, «casi como conejos», y Suárez dice haber presenciado alguna imagen terrible, la de «ratas atacando a palomas». Además de correr por las calles libremente, las ratas también «se meten en los edificios» y los vecinos lamentan que este es el día a día que se vive en ‘Corea’.

José Luis Ariza es residente en la zona y corrobora las palabras de la otra fuente. Asegura que el aumento de las ratas no se debe a la suciedad del barrio, porque «Emaya cumple y cada día la zona queda limpia, se recoge la basura, se barre, se retiran los muebles... No sabemos qué pasa pero hay una plaga y el Ajuntament no hace nada», critica.

Añade que «no sabemos si el Consistorio tiene puesto en esta zona algún sistema de desratización, pero desde luego nosotros lo desconocemos, no lo vemos». Y deja claro que «Cort tiene constancia de la situación que vivimos porque por aquí viene gente de Emaya y de servicios sociales y muchos vecinos se lo comentan a diario».

Ariza asegura que «la situación es tremenda, estamos como en la India, las ratas nos pasan por al lado y la verdad es que se acercan muchísimo a las personas, se supone que tienen miedo pero... Es una locura y situación ha empeorado bastante las últimas semanas».

Las ratas afectan también a los coches, «si alguno está un par de días parado se comen las gomas de los limpiaparabrisas y también algunos cables».

El Ajuntament asegura que trata cada barrio tres veces al año

El área de Salut del Ajuntament informa de que se realizan tratamientos de desratización tres veces al año en cada barrio de la ciudad, al margen de las actuaciones urgentes que se puedan reclamar. Cada mes se actúa en una serie de barrios, pero según las previsiones no estaba previsto actuar en el Camp Redó ni en mayo ni este mes de junio. Hace dos años por estas fechas, el Consistorio informó de la puesta en marcha un plan de choque para acabar con las ratas en este barrio, que en ese momento también invadían sus calles.