La Plan General ha sido presentado este lunes en Cort. | Ajuntament de Palma

18

El alcalde Palma, José Hila, ha presentado este lunes el Plan General, con una apuesta especial por la sostenibilidad, la diversificación económica, la reducción de la ocupación territorial y la vivienda asequible y social, que se multiplicará por ocho.

Según las previsiones del equipo de gobierno, en los próximos 20 años la población de Palma crecerá en 66.000 personas y el parque de vivienda asequible se multiplicará por ocho, hasta alrededor de 12.000.

Hila ha comparecido este lunes en rueda de prensa para informar de las principales novedades de un plan que, ha explicado, gira alrededor de la lucha contra los efectos contra el cambio climático, la movilidad sostenible, la protección del suelo y la diversificación económica.

Según ha explicado la regidora de Modelo de Ciudad, Neus Truyol, el nuevo Plan General, cuya aprobación inicial podría llegar en el primer cuatrimestre de 2021, «da respuesta a quienes ya viven y visitan la ciudad pero también a los que vendrán y la habitarán en las dos próximas décadas».

Hila ha señalado que el plan es uno de los documentos más importantes porque «dibuja la transformación que se quiere implementar e incorpora los ejes esenciales": una ciudad sostenible, saludable, basada en la igualdad y en la prosperidad compartida, en la diversificación de la economía local.

Además, el primer edil ha asegurado que la pandemia ha demostrado la necesidad de diseñar una ciudad próxima, con espacios verdes, viviendas asequibles y una economías diversificada.

Por su parte, Truyol se ha comprometido a que la futura aprobación del Plan General se haga desde el mayor consenso posible.

El plan, han explicado Hila y Truyol se articula en torno a cinco ejes estratégicos que se concretan en 10 medidas básicas «valientes pero racionales» y que, han asegurado, contarán con un gran consenso y aceptación.

En este sentido, los cinco ejes que se plantea el plan giran alrededor del concepto de apertura. Así, se busca abrir Palma a los barrios y a los pueblos, al mar y a la naturaleza, a la movilidad sostenible, a las personas y a la diversificación económica.

Estos cinco principios básicos se concretan en diez medidas contempladas como diez grandes objetivos a través de los cuales se articularían en los próximos años las diferentes políticas.

En primer lugar, se plantea un objetivo de reducción «considerable» del consumo de territorio en los planes anteriores. En este sentido, el equipo de gobierno trabaja en una previsión «moderada» de 66.892 habitantes en los próximos 20 años.

Con esta proyección demográfica se prevé que la demanda de vivienda será de 53.218 viviendas en 2040. La respuesta a esta demanda se propone que se resuelva de la siguiente manera: 81 por ciento en suelo urbano y 19 por ciento en suelo urbanizable.

El nuevo Plan General propone clasificar como suelo rústico zonas con muy baja densidad, que respondían al modelo de dispersión y localización aislada, afectación a valores ambientales o paisajísticos y que en algunos casos han renunciado al desarrollo urbanístico.

Más vivienda social

Según han señalado, el Plan General va «mucho más allá de los mínimos que prevé el marco legal vigente en vivienda» e impulsa «políticas valientes» para facilitar el acceso a la vivienda.

De este modo, el 47,58 por ciento de la vivienda nueva será vivienda de protección oficial (7.808 viviendas), en los nuevos urbanizables y suelos urbanos de transformación, como por ejemplo Son Busquets. Actualmente, Palma cuenta con 0,89 por ciento de viviendas sociales.

El borrador, han señalado, concibe la ciudad como un ecosistema y puesta para cerrar el ciclo del agua, haciendo de Palma una ciudad «más permeable», mejorando los sistemas de saneamiento y eliminando los vertidos en el mar.

El nuevo Plan General propone la ampliación en más de dos millones de metros cuadrados del sistema de espacios libres y parques lineales que conecten los espacios naturales del en torno a la ciudad con el mar.

El documento propone más de 10 metros cuadrados de zonas verdes por residente, más de 60 por ciento que las cifras actuales.

El plan amplía la protección de la ciudad, el catálogo de edificios protegidos y de los barrios que representan núcleos tradicionales.

Además, han indicado, el Plan incorpora la perspectiva del paisaje, lo que supone que el planeamiento no es construcción y consumo de territorio.

Según ha explicado Truyol, ha quedado en evidencia la necesidad de disponer de un ciclo productivo local en el ámbito de la alimentación. En este sentido, el Plan General presentado este lunes, «hace una apuesta para garantizarlo», con la creación del Parque agrario, para convertir el suelo no urbanizable en «la despensa de Palma» y avanzar hacia la soberanía alimentaria.

El plan, han explicado, apuesta por la diversificación económica, el comercio local y la creación de nuevos polos económicos como un Polo Marino, un Distrito de Innovación en Nou Llevant o el Parque Agrario.

Según ha señalado la regidora Truyol, se trata de identificar ámbitos urbanos para fomentar la implantación de tejido empresarial y actividad económica de sectores emergentes, como la economía verde o azul, la industria cultural, la ciencia-investigación-innovación, o la economía de los cuidados.

El nuevo Plan General también apuesta por la remodelación, la mejora y la renovación de la movilidad. El documento quiere «poner las bases» para que los diferentes planes futuros se impulsen y desarrollen y que generen cada vez más espacio para el peatón y el transporte público frente al vehículo privado.

El plan potencia los ejes cívicos más allá de la vía de Cintura y la introducción de la estrategia de 'supermanzanas', una estrategia a través de la cual priorizar el espacio público para las personas, limitando el tráfico por determinadas vías para abrir espacios públicos multifuncionales, cívicos y ciudadanos.