Imagen de la procesión colgante en La Vileta. | Redacción Digital

18

Debido al estado de alarma impuesto a raíz de la pandemia del coronavirus, todas las procesiones de Semana Santa fueron anuladas. Pero hay gente que se las ingenia para poder llevarlas a cabo.

Es lo que sucedió este pasado Jueves Santo en el barrio de La Vileta de Palma. Un grupo de vecinos idearon una original procesión que no se saltaba el confinamiento. Llevaron a la Virgen del barrio colgada por unos hilos de balcón a balcón y cantándole una saeta.

A la llegada, le esperaban un grupo de cofrades.

Muchos fueron los vecinos que salieron a sus balcones para contemplar esta original experiencia de Semana Santa.