El robo de bicicletas en Palma es un hecho no tan aislado como muchos querrían, y que los usuarios de las dos ruedas conocen bien. | Facebook

4

La Policía de Palma ha devuelto a sus legítimos propietarios tan solo dos de las cerca de sesenta bicicletas recuperadas en la capital balear por «dudosa procedencia» durante este año 2019. Este hecho más que significativo ha movido a los agentes a recordar las precauciones que los usuarios de las dos ruedas deben tener en cuenta ante el posible robo de sus vehículos.

Pese al trabajo y las indagaciones de los agentes del Grupo de Investigación y Seguimiento de Denuncias (GISD) del cuerpo municipal el índice de bicicletas robadas que retornan a casa es muy bajo, un hecho que se produce básicamente por dos motivos: o bien porque la sustracción no ha sido denunciada, o bien porque no conste información identificativa de la bicicleta, como el número de serie.

Las que no vuelven a sus dueños son donadas a diversas ONG, según la policía municipal.

«En caso de que te roben la bicicleta es muy importante aportar a la denuncia la factura de compra, el número de bastidor y una descripción muy detallada. También es aconsejable que te hagas una foto con la bici para acreditar, por cuantos más medios mejor, que es tuya», subrayan los agentes de la Policía de Palma.

El robo de bicicletas en Palma es un hecho no tan aislado como muchos querrían, y que los usuarios de las dos ruedas conocen bien. Para contribuir a su minimización conviene seguir determinadas pautas de seguridad, como proveerse de sistemas antirrobo fiables, o no dejarlas estacionadas muchos días en el mismo punto.