Vista de las viviendas del Camp Redó, con los escombros del bloque VIII, que ha sido derribado recientemente. | T. Ayuga

27

El Ajuntament de Palma ha presentado denuncias contra siete personas que han okupado otras tantas viviendas de su propiedad en la barriada del Camp Redó. Aunque hay más pisos de Cort okupados en la zona de ‘Corea’ las denuncias se dirigen contra aquellas personas a las que se ha podido identificar.

Este viernes debían celebrarse los juicios por cuatro de estas okupaciones. La Fiscalía y la acusación, que es el Patronat Municipal de l’Habitatge, gestor de estas viviendas, pactaron ofrecer al primero de los acusados la multa legal mínima y un plazo de tres meses para proceder al desalojo. El denunciado rechazó esta oferta y forzó el juicio pero éste, finalmente, fue suspendido por la titular del Juzgado de Instrucción 5 al entender que quien debía personarse en nombre de la acusación es el propio Consistorio, que es el propietario legal de las viviendas okupadas.

Así, ahora la Junta de Gobierno del Ajuntament deberá aprobar la personación en estas causas del Consistorio.

Los juicios aplazados este viernes se resolverán, presumiblemente, en diciembre. También para este último mes del año, en concreto para el día 10, estaba prevista la celebración de las vistas de las otras tres okupaciones denunciadas por Cort. Estos juicios serán aplazados bajo los mismos argumentos, a menos que dé tiempo a que la Junta de Gobierno apruebe dicha personación también en estos casos.

El Ajuntament palmesano se opuso en el pleno del pasado jueves a la moción presentada por el grupo municipal del PP relativa al uso de la Oficina Antidesahucios para obtener asesoramiento integral en relación a la okupación. El Pacte también rechazó en el pleno del mes pasado la propuesta de Cs para la creación de una Oficina de Defensa de los Derechos de los vecinos afectados por la okupación ilegal.

Viviendas públicas en mal estado

El Ajuntament tiene viviendas alquiladas y okupadas en Camp Redó, como también las tiene el Institut Balear de l’Habitatge (Ibavi), dependiente del Govern balear, si bien muchas se encuentran tapiadas y en mal estado y precisan una reforma urgente. Los vecinos de la barriada han denunciado en muchas ocasiones la dejadez de Cort y del organismo autónomo a la hora de cuidar sus inmuebles de esta zona.