Berga celebra el seu aniversari. Canamunt Canaval 2019 | Youtube: Orgull Llonguet

5

El jutge Berga y su inseparable Mosset reaparecen este viernes como aperitivo de la gran batalla de agua que previsiblemente tomará este domingo en Parc de la Mar de Palma entre los bandos de Canamunt y Canavall. Aunque él, como siempre, tratará de impedirlo llamando a los contendientes a deponer las hostilidades. La esperanza es lo último que se pierde, puesto que ya hay miles de palmesanos velando armas y preparándose para acometer al enemigo en una de las citas más populares del verano en Ciutat.

Este año, como ya anticipamos hace un tiempo, no es un año cualquiera. Se cumplen 400 años del asesinato del jutge Berga, un hecho histórico que sirve de inspiración a esta fiesta alternativa, una cita que apela a la épica de los valientes y en cada edición acumula más seguimiento, especialmente entre los más jóvenes de Palma.

En el vídeo en Berga se muestra esperanzado de poder celebrar el domingo su aniversario en un ambiente relajado, con «paz» y «flors i violes», aunque no está nada claro que consiga su objetivo.

Noticias relacionadas

En este mensaje, que el colectivo Orgull Llonguet ha difundido a través de las redes sociales, también cabe el recado a los políticos, anunciando la que será «una de las mejores fiestas que se pueden montar en Palma. Porque, ¿qué es un Sant Sebastià de conciertos? Eso no es fiesta ni es nada. Y encima después sale el Drac de na Coca», dice en Berga, entonando una particular versión del conocido Baby Shark.

Además en Berga se muestra interesado en saber «¿qué habéis hecho en estos 400 años?» que se cuentan desde su fallecimiento. «¿Los habéis aprovechado? ¡No!». «Lo único que habéis hecho es echar a perder nuestra Isla, le habéis puesto cemento, cemento y más carreteras, y subir el precio de los pisos para que la gente de Palma lo pase mal», dice, condenando también que se mire para otro lado ante la destrucción de la posidonia en nuestro mar. No obstante, hay otra oportunidad, y todo pasa, según él, por «guardar las armas, descolgar las banderas de los balcones y comprar muchos pasteles y chucherías».

Quien quiera acudir a su fiesta el domingo debe seguir estas pautas y prepararse para remojarse de fiesta y buen humor.