Algunos de los residentes del barrio que se quejan del estado de las aceras posan ante uno de los desperfectos. | Iris Luque

11

Los vecinos de las viviendas sociales del Camp Redó, popularmente conocidas como ‘Corea’, están muy disgustados con el equipo de gobierno de Cort. Y es que el resultado de las obras de remodelación de los espacios públicos de la zona ha dejado numerosas aceras levantadas.

El malestar de los vecinos comenzó en mayo, cuando Emaya acabó de instalar las canalizaciones y puso un cemento provisional. Pero terminó de estallar el viernes, cuando el alcalde de Palma, José Hila, acudió junto con Angélica Pastor, edil de Infraestructures, a inaugurar las obras finalizadas: la plataforma única de un tramo de la calle Infant Pagà, así como el alumbrado. El comentario que compartió Hila en su cuenta de Twitter, que decía «Listo el trabajo de mejora de las calles y espacios públicos de las viviendas sociales del Camp Redó con el cambio de la iluminación, asfaltado de las calles y arreglo de las aceras y solares vacíos», hizo saltar las alarmas entre los residentes de la zona, que consideran que el trabajo no está finalizado en absoluto.

«Han dejado un cemento de mala calidad en plan provisional, pero en esta esquina nos hemos tropezado varias veces», explicaba este lunes Mari Carmen Granados, una vecina. Se refiere a una zona en la esquina de la calle Cotlliure con Alfons el Savi, en la que el pavimento provisional se ha levantado justo a la altura de un árbol. Una de las residentes, que prefirió no dar su nombre, aseguró que «de una caída se me quedó un ojo morado durante varios días. Además, me hice daño en una rodilla; me tienen que hacer una radiografía en unos días porque me sigue doliendo». Las dos mujeres explican que «Cort nos tiene abandonados».

Petra Oms, otra de las afectadas, asegura que «en el barrio hay mucha gente mayor, en silla de ruedas o con andadores, y es un peligro. No hay derecho a vivir así».

Víctor Blázquez, portavoz de la plataforma Salvem Camp Redó, alerta de que «las aceras están peor que antes, las farolas no están terminadas, las arquetas las pisas y se levantan. Pedimos honestidad a Cort y que lleve a cabo el proyecto inicial».

Por su parte, el Consistorio explica que «las actuaciones que se han llevado a cabo han consistido en la mejora del alumbrado en las calles Infant Pagà, Cotlliure, Alfons el Savi, Felip II y Joan d’Àustria, que bajarán el consumo y aumentarán la iluminación, y una parte del asfaltado». En total se han colocado 64 puntos de luz. Además, explican que «quedan el asfaltado del resto de fases», que se irán adjudicando.

Primera fase

La regidora de Infraestructures, Angélica Pastor, aseguró este lunes que «los trabajos que se han realizado en el Camp Redó son los que estaban presupuestados» en una primera fase. Pero la edil dejó claro que las mejora no han terminado, «ahora continuaremos con el arreglo de los viales públicos de la zona y se intentará mejorar todo lo posible dentro de los contratos que hay en marcha». Para más adelante, añadió, «plantearemos una nueva inversión en el Camp Redó».