El alcalde Noguera y Joan Ferrer defendieron su actuación en el conflicto de la EMT. | T. Ayuga

3

La huelga de la EMT que el equipo de gobierno desactivó el miércoles, siempre que este viernes la asamblea de trabajadores ratifique el acuerdo alcanzado con los sindicatos, provocó este jueves el mayor enfrentamiento entre el Pacte y la oposición en el penúltimo pleno ordinario de la legislatura.

Tanto el concejal ‘popular’ Fernando Rubio como el edil de C’s Pedro Ribas afearon al concejal de Mobilitat, Joan Ferrer, que al alcalde tuviera que mediar, «lo que de alguna manera le desautorizó», dijo Rubio. «Si no llega a ser por el alcalde, que le salvó de una situación bastante desagradable, tendríamos huelga indefinida en la EMT», añadió Ribas.

Antoni Noguera intervino entonces en el debate para asegurar que el acuerdo con los sindicatos «no es una victoria mía sino un trabajo en equipo». Aseveró que «el concejal Ferrer y yo coincidimos al 100 % en el modelo de ciudad y de movilidad».

Noticias relacionadas

La oposición consideró «innecesario» este conflicto y Ribas llegó a decir que el bolsín de ocupación temporal, motivo de la polémica, respondía a las ganas del concejal socialista de «colocar a amigos». Ante está acusación Ferrer le instó a acudir a la Fiscalía. «Denuncie y demuestre con pruebas las barbaridades que dice aquí», añadió. En ese momento Ribas rebajó el tono y respondió que «yo no lo sé, es una suposición». Pero Ferrer le exigió que «diga a qué amigos se refiere» y le reprochó no ser «digno de sentarse en esta sala».

El responsable de la EMT explicó que la principal preocupación de los sindicatos es «que la próxima legislatura gobierne la derecha», por eso, dijo, tenían urgencia por dejar por escrito el compromiso de una convocatoria de plazas fijas, «saben que el PP meterá en un cajón la petición de una convocatoria de oposición». A C’s le acusó de «intentar pescar ahora lo que no ha pescado en cuatro años por su falta de méritos y su inactividad».

El alcalde ratificó que los sindicatos temen que gobierne la derecha y explicó que el bolsín es «imprescindible para el buen funcionamiento de la EMT» pero que jurídicamente no era posible que fueran plazas estables al no haberse aprobado los Presupuestos Generales y no tener una tasa de reposición autorizada.