Encontrar una ganga inmobiliaria es posible, por mucho que en los tiempos que corren puedan parecer toda una odisea.

Encontrar una ganga inmobiliaria es posible, por mucho que en los tiempos que corren puedan parecer toda una odisea. La Agencia Tributaria ha puesto en marcha una página web en la que se pueden encontrar viviendas, solares, trasteros, garajes y locales, entro otros, que están en proceso de subasta pública y ya se han publicado en el Boletín Oficial del Estado (BOE). Estos inmuebles están repartidos por toda España, también en Baleares, una de las comunidades autónomas con más problemas para acceder a la vivienda.

La búsqueda es muy sencilla, ya que se puede filtrar por provincia y tipo; también se pueden ordenar siguiendo diferentes criterios, tales como el precio. En el caso concreto de las Islas, este pasado lunes, 28 de noviembre, había dos anuncios. Uno de ellos es un local, ubicado en Inca, que se vende por 198.652 euros; la fecha de subasta era este pasado lunes. El otro es un garaje en Mahón, que tiene un precio de venta de 30.815 euros. Las provincias con más anuncios son Alicante, Málaga y Almería; cada una de ellas con 21. Cabe precisar que esta información se va actualizando: se eliminan las que se venden en las subastas y se van incorporando las nuevas. Por ello, conviene que las personas interesadas estén pendientes de esta nueva herramienta. Además, se da la opción de subscribirse a la recepción de avisos, según las características del inmueble. También se ha creado una app.

El acceso a la vivienda en Baleares es muy complicado, ya que los precios se encuentran entre los más elevados de España. Hay varios factores que influyen. Uno de los más importantes es que el Archipiélago resulta muy atractivo para los extranjeros, ya sea como inversión o como segunda residencia. Una prueba de ello es que los ciudadanos de otras nacionalidades compraron una de cada tres viviendas vendidas en Baleares en el tercer trimestre de 2022. Se trata de la comunidad de España con mayor porcentaje de venta de inmuebles a compradores de otros países. Además, al ser un territorio limitado, la oferta no es tan abundante como en la Península.

¿Qué es una subasta pública?

Al tratarse de casas, solares, etc. que se encuentran en proceso de subasta pública se pueden encontrar precios interesantes. Una subasta pública es un procedimiento de enajenación para vender bienes (muebles o inmuebles) o derechos al mejor postor que proceden de embargos realizados por la Agencia Tributaria, o la ejecución de derechos reales dados en garantía a la misma. La subasta será única y se realizará por medios electrónicos en el Portal de Subastas de la Agencia Estatal Boletín Oficial del Estado. Son bienes embargados o procedentes de una ejecución hipotecaria aquellos que se embargan, de acuerdo a la ley, para asegurar las deudas o incumplimientos en los que se haya podido incurrir la propiedad. Estos serán objeto de subasta pública para cubrir dichos incumplimientos.

¿En qué consiste el procedimiento?

Noticias relacionadas

Cuando el órgano de recaudación competente acuerda la venta mediante subasta de los bienes embargados que estime bastantes para cubrir el débito perseguido y las costas derivadas del procedimiento de apremio, notificará el acuerdo de enajenación a las personas que establece el artículo 101 del Reglamento General de Recaudación. Una vez realizadas las notificaciones, tienen que pasar 15 días, como mínimo, para la celebración de la subasta electrónica.

Posteriormente, se publicará un anuncio de la subasta en el BOE y esta se abrirá para la realización de pujas, cuando hayan transcurridos al menos 24 horas desde la publicación del anuncio. En el Portal de Subastas de la Agencia Tributaria se recogerán todos los datos esenciales de la subasta y de los bienes a subastar. La presentación de ofertas se realizará de forma electrónica en el Portal de Subastas de la Agencia Estatal Boletín Oficial del Estado durante veinte días naturales desde su apertura. Para poder participar en la subasta como licitador y realizar pujas será obligatorio estar dado de alta en el citado portal y constituir un depósito del 5 % del tipo de la subasta.

La subasta no se cerrará hasta que haya pasado una hora desde la realización de la última puja, aunque ello conlleve la ampliación del plazo inicialmente fijado, con un límite máximo de ampliación de 24 horas. Finalizada la fase de presentación de ofertas, la Mesa se reunirá en 15 días naturales y adjudicará los bienes o lotes. Si la mejor oferta presentada es igual o superior al 50 % del tipo de subasta del bien, la Mesa lo conferirá al licitador que haya presentado esa oferta. Si la mejor de las presentadas es inferior al 50 %, la Mesa decidirá si es suficiente para adjudicarlo o declarar desierta la subasta; lo hará atendiendo al interés público y sin que exista precio mínimo de adjudicación. Una vez adoptado el acuerdo, se da por finalizada la subasta y se levanta acta por parte del secretario de la Mesa.

La adjudicación se notificará al adjudicatario y se le pedirá que realice el pago de la diferencia entre el precio total de adjudicación y el importe del depósito en 15 días; si no lo hace perderá el depósito. Además, puede haber responsabilidades por los perjuicios que origine a la Administración la falta de pago del precio de remate y a cuyo resarcimiento quedará obligado. Cuando se haya ingresado el dinero correspondiente, se entregará a los adjudicatarios la certificación del acta de adjudicación de los bienes, salvo en los supuestos en que hayan optado por el otorgamiento de escritura pública de venta.