El Gobierno pondrá en marcha una batería de propuestas para el ahorro energético. | Efe

46

Comercios, centro de trabajo y transportes tendrán que elevar la temperatura del aire acondicionado en verano y a reducir la de las calefacciones en invierno. Esta una de las medidas que prepara el Gobierno Central y que formarán parte del decreto de ahorro energético que el lunes presenta con el objetivo de «reducir la factura energética» y la dependencia del gas ruso. Así, en estos meses de verano la temperatura no podrá ser inferior a 27 grados, mientras que la calefacción no podrá estar por encima de los 19 grados.

El decreto, de obligado cumplimiento, y cuyos puntos ha adelantado RNE, instará también a mantener cerradas las puertas de los establecimientos el mayor tiempo posible para evitar fugas de frío y calor cuando esté puesto el aire acondicionado o la calefacción, una medida especialmente dirigida a las grandes superficies, en las que esta realidad es especialmente lacerante. No obstante, precisan, también afectará a otros negocios, como establecimientos hoteleros o sucursales bancarias. Su entrada en vigor será inmediata, tras ser validada por el Congreso en un plazo máximo de 30 días; de lo contrario, su aplicación decaerá.

No habrá de momento limitación obligatoria para los hogares, aunque sí recomendaciones para que los ciudadanos contribuyan a la rebaja del consumo energético. Eso sí, el texto incluirá la obligatoriedad de revisar con una periodicidad mayor las calderas en empresas y comercios para evitar ineficiencias que acaben en desperdicio de energía. Los establecimientos de cara al público tendrán, además, que exhibir carteles con este tipo de consejos. «Ahorrar energía es una tarea de todos y es prioritario», ha recalcado este viernes el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, destacando que reducir la factura energética contribuye «a reducir la dependencia del agresor, Putin, y a doblegar la curva de la inflación»

Noticias relacionadas

El objetivo último es conseguir reducir en un 7 % el consumo de gas; una cifra mucho menos ambiciosa de lo que iba a ser originalmente: en un principio, la Comisión Europea proponía una reducción del 1 5%, sin excepciones, en todos los Estados miembro, pero España y Portugal lograron una segunda excepción ibérica. «Tenemos que ahorrar un 7 % y ahí tenemos que vernos involucrados todos», ha apuntado Sánchez, poniendo el ejemplo de que «no hay más que pasearse por un centro comercial para saber que la temperatura está demasiado baja».

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ofrece el tradicional balance del curso político antes del parón de las vacaciones
El presidente Pedro Sánchez.

Según la Agencia Internacional de la Energía (AIE), bajar el termostato un grado ahorraría alrededor del 7 % de la energía que se usa para calefacción. Por cada grado que se reduzca se podría recortar más de 70 euros la factura anual de un hogar. Asimismo, ajustar el aire acondicionado un grado podría reducir la electricidad utilizada casi un 10 % y supondría un ahorro de 20 euros al año.

Uno de los gestos más llamativos de este viernes ha sido el del presidente, que ha comparecido ante los medios sin corbata y ha pedido a los ministros y al resto de responsables públicos que no usen corbata cuando no sea necesario, al entender que es un gesto que contribuye al ahorro energético. También ha pedido a los dirigentes del sector privado que también prescindan de ella en verano si es posible. «No llevo corbata, eso significa que todos podemos ahorrar desde el punto de vista energético y he pedido a todos los ministros y a todos los responsables públicos. Y al sector privado, en la medida de lo posible, que cuando no sea necesario no utilicen la corbata y así todos ahorraremos», ha enfatizado.