Oficinas de la Agencia Tributaria. | Efe

0

La declaración de la Renta puede ser un gran imprevisto en la economía familiar. Sobre todo, si sale a pagar una cuantía elevada con la que no se esperaba. Como medida de solución, la Agencia Tributaria propone tres métodos de pago con los que facilitar la devolución: el pago íntegro, abonar el importe en varios pagos o aplazar la totalidad del importe para ingresarlo más adelante. Te lo explicamos a continuación por si te ha salido a pagar la declaración de 2021:

Pago íntegro

La principal forma de pago es mediante un ingreso de la cuantía total. Puedes realizarlo mediante tarjeta bancaria o, de forma física, domiciliando el pago a través de una entidad bancaria colaboradora en la campaña de la Renta.

Pago fraccionado

Noticias relacionadas

Si no quieres pagar toda la cantidad de golpe, puedes dividirla en dos pagos. Al presentar la declaración, pagarás el 60 % del importe y, cuatro meses después, el 40 % restante. Esta es la opción que sale por defecto al realizar el trámite, por lo que solo tendrás que elegir el método de pago por internet o imprimir el justificante para ingresarlo en el banco.

Pago aplazado

También puedes aplazar el pago de toda la cuantía a pagar si esta es menor a 30.000 euros. Eso sí, si eliges esta opción, ten en cuenta que Hacienda te cobrará un interés. Este se fija en los Presupuestos Generales del Estado cada año y este 2022 está fijado en el 3,75 %. Para optar por esta opción, deberás marcar en la opción de pago «No fraccionado» y, después, clicar en «Otras modalidades de pago» y «Reconocimiento de deuda con solicitud de aplazamiento». Tras ello, solo hará falta firmar la documentación y enviara.

Cabe recordar que la campaña de la Renta empezó el pasado 4 de abril y se extenderá hasta el 30 de junio. Se puede realizar a través de internet [Aquí te lo explicamos], mediante llamada telefónica (antes hay que pedir cita previa a los teléfonos (915 548 770 y 901 335 533) o presencialmente en las oficinas de la Agencia Tributaria entre el 1 y el 30 de junio. De no presentar la declaración en este plazo, el contribuyente se expone a una multa económica.