El crucero 'Moby Dada' se utilizó para alojar en el puerto de Barcelona a los miembros de la Policía desplazados a Cataluña para intentar frenar el referéndum ilegal. | Efe

8

Sindicatos policiales y asociaciones de guardias civiles han reprochado este miércoles la alusión del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, a los «piolines» para contrastar el dispositivo policial del Ejecutivo del PP para frenar el referéndum del 1-O de 2017 con otros operativos policiales recientes en Cataluña. «La diferencia en materia territorial cuando ustedes gobiernan y cuando gobierna el PSOE es que ustedes mandaban 'piolines' a Cataluña y con nosotros, la Selección española de fútbol puede jugar en Cataluña sin ningún tipo de problema ni polémica», han sido las palabras de Sánchez en su réplica a la portavoz del PP, Cuca Gamarra, en la sesión de control en el Congreso.

Una alusión a los agentes censurada en el Congreso por varios diputados de PP y Ciudadanos y a los que se han sumado las principales organizaciones de las fuerzas de seguridad, el sindicato policial JUPOL y la asociación de guaridas civiles AUGC. Para el secretario general de JUPOL, Aarón Rivero «es inconcebible e inadmisible la falta de respeto continuada que se muestra desde este Gobierno hacia las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, y en concreto hacia la Policía Nacional». A juicio de JUPOL es una «vergüenza» que el presidente del Gobierno califique de «piolines» a los agentes que fueron desplazados en 2017 a Cataluña para defender el Estado de Derecho.

Desde la AUGC han exigido que Sánchez aclare si con esta alusión se refería al barco donde fueron alojados cientos de agentes o a los propios efectivos. «Las declaraciones son muy desafortunadas», ha señalado el portavoz de la asociación, Pedro Carmona, pues supone dirigirse de forma despectiva a las fuerzas de seguridad que son quienes protegen el libre ejercicio de los derechos y libertades y garantizan la seguridad ciudadana. En el transcurso de la sesión de control, la diputada del PP Ana Vázquez también se ha referido a la polémica al preguntar al ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, quien ha aclarado que el significado de las palabras de Sánchez tenían la única intención de destacar las condiciones «indignas» con las el Ejecutivo del PP llevó a cientos de agentes a Cataluña