Aeropuerto de El Prat. | Redacción Digital - Fotonoticias

18

España ha decidido suspender los vuelos con Sudáfrica y Botsuana para protegerse de la nueva y «preocupante» variante COVID-19, según han calificado responsables de la Organización Mundial de la Salud (OMS). La nueva cepa, detectada en Sudáfrica en un análisis de casos el pasado 23 de noviembre, ha puesto en alerta al mundo al presentar más de 30 mutaciones hasta ahora desconocidas por los expertos. Todavía se desconoce al 100% el impacto de la también conocida como B.1.1.529, pero la comunidad científica alerta de un posible impacto en la transmisibilidad y una capacidad potencial de evadir la inmunidad o protección previa.

La ministra de Sanidad, Carolina Darias, en una entrevista este viernes en La 1, ha comunicado la decisión del Gobierno de cerrar la frontera con estos estos estados. Los países de la Unión Europea han acordado durante la tarde de este viernes suspender los viajes desde el sur de África debido a la nueva variante. Además, acordaron que los residentes europeos que provengan de esa zona y que sí tienen derecho a entrar en la UE se sometan a test y un periodo de cuarentena, según informó la presidencia eslovena de la UE.

Primeros casos fuera de Sudáfrica

Noticias relacionadas

Bélgica ya ha detectado un caso en una persona no vacunada que había llegado de Egipto con escala en Turquía, y que presentaba síntomas. También las autoridades sanitarias de Hong Kong hallaron este miércoles dos casos de la nueva variante de coronavirus en uno de los hoteles del aeropuerto de la antigua colonia británica. La B.1.1.529 se introdujo en la ciudad a través de un hombre de nacionalidad india de 36 años que viajó a Hong Kong desde Sudáfrica el pasado 11 de noviembre y dio positivo durante su cuarentena. El segundo caso se detectó en un hombre canadiense de 62 años que hacía cuarentena en la habitación justo enfrente de la del viajero indio.

Israel, uno de los primeros países en suspender los vuelos con estos territorios, ha detectado este viernes su primer caso en un ciudadano israelí procedente de Malawi. Hay y otros dos sospechosos de estar infectadas con ella.