Los expresidentes del Gobierno Felipe González y Mariano Rajoy participan este jueves en la segunda jornada del III Foro La Toja-Vínculo Atlántico, celebrado en la isla de La Toja, en la localidad pontevedresa de O Grove. | Lavandeira jr

Los expresidentes del Gobierno Felipe González y Mariano Rajoy han avalado con matices que haya un diálogo para intentar superar la situación en Cataluña, pero dejando claro que nunca se puede sobrepasar la Constitución y, por tanto, no caben ni la amnistía ni la autodeterminacón.

González y Rajoy se han referido a la situación en Cataluña en el diálogo que han mantenido en el III Foro La Toja-Vínculo Atlántico y en el que han analizado diversos asuntos de la política nacional e internacional.

El exjefe del Ejecutivo socialista ha introducido esta cuestión preguntándose en alto a sí mismo si él está en contra del diálogo del Gobierno con la Generalitat de Cataluña para responderse que no, que no lo «sataniza».

«Pero siempre que tenga la seguridad, y hasta el momento no se ha demostrado lo contrario, de que el diálogo se haga desde el respeto a la Constitución, no fuera de su perímetro», ha aclarado.

En esa línea, ha proseguido que en la negociación acorde con la legalidad «no existe la amnistía ni la autodeterminación» y ha puntualizado que ninguna Constitución en el mundo incorpora «una semilla de autodestrucción en su seno».

«Se debe dialogar en el marco de la Constitución, y si alguien tiene que encontrar el héroe de la retirada, que lo busque», ha añadido en alusión a la necesidad de cambiar el discurso de los independentistas para poder intentar el acuerdo.

Noticias relacionadas

Rajoy ha tomado la palabra a continuación para asegurar que podría suscribir todo lo dicho por González.

No obstante, ha matizado que aunque le parece bien que se hable, momento en el que ha recordado que él mismo lo hizo como presidente, cualquier conversación debe «cuidar a todos los demás».

Ha coincidido en que el límite del diálogo es la Constitución ya que la soberanía nacional es de todo el pueblo español, y ha insistido en que el referéndum que defienden los independentistas en «profundamente ilegal».

De ahí que haya abogado por dejar claro desde el primer momento que no hay nada de qué hablar en torno a la autodeterminación porque así se evitan problemas y que se puedan generar dudas.

Rajoy se ha referido a las interpretaciones de que los independentistas han rebajado la tensión gracias a que hay una mesa de diálogo, para aportar una tesis distinta.

A su juicio, «ahora no dan grandes batallas porque han visto lo que sucede cuando se declara la independencia, que el Estado y la nación española tienen instrumentos para defenderse y que se utilizan con el apoyo de los grandes partidos nacionales».

Una alusión a la decisión que adoptó cuando era presidente del Gobierno de aplicar en Cataluña el artículo 155 de la Constitución, referencia que ha aprovechado para destacar la importancia del acuerdo en este asunto entre PSOE y PP.