Pablo Casado. | SUSANA VERA - REUTERS - X01622¶p

10

Los dirigentes del PP, Vox y Ciudadanos, han confiado en que el expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont sea extraditado a España para sentarse ante la Justicia e instado a que no sea indultado.

Tras conocerse la detención de Puigdemont en Cerdeña, toda vez que pesa sobre él una orden internacional de captura por parte del Tribunal Supremo, los líderes de los partidos políticos de la derecha han reaccionado inmediatamente en las redes sociales.

El presidente del PP, Pablo Casado, ha afirmado que Puigdemont debe ser juzgado en España por su «golpe a la legalidad constitucional», y ha recalcado que «Sánchez debe comprometerse a respetar la sentencia de la Justicia sin indultos a cambio de permanecer en el poder».

Desde Vox, su líder Santiago Abascal también ha escrito en su cuenta de Twitter que «este golpista renegado ha hecho mucho daño a España, especialmente a Cataluña. Espero que la justicia le siente en el banquillo y condene sus crímenes antes de que el Gobierno le vuelva a poner en la calle».

La presidenta de Ciudadanos, Inés Arrimadas, ha señalado que a la espera de conocer los detalles, la detención de Puigdemont es «una buena noticia para todos los demócratas».
«Espero que pueda ser trasladado a España y responder por sus acciones. Nadie debe tener impunidad ni estar por encima de la ley», ha comentado en la misma red social.

También el juez y consejero de Presidencia, Justicia e Interior de la Comunidad de Madrid, Enrique López, ha puntualizado que «la detención de Puigdemont en suelo italiano es una excelente noticia y ha confiado en que «se aplique la orden de detención europea en su verdadero espíritu para que pueda ser juzgado en España».

«Y estaría bien que al final del proceso no fuese indultado por el Gobierno de Sánchez», ha incidido al tiempo que la juez de Vox Marta Castro ha señalado que ya tiene «preparada la toga» y ha recordado que Vox es la acusación popular ante el Tribunal Supremo.