El líder del Partido Popular, Pablo Casado, ha anunciado que su partido solicitará la legitimidad para presentar un recurso ante el Tribunal Supremo contra los indultos del Gobierno a los líderes independentistas. | Efe

1

La noticia de la concesión de los indultos a los nueve condenados por los hechos del Procés en Cataluña ha alcanzado importantes cotas de interés, y ha generado un buen número de reacciones, tanto en el ámbito político nacional como local.

En primer lugar, el presidente del PP, Pablo Casado, ha esgrimido duras críticas a las declaraciones de Pedro Sánchez apelando a la convivencia y la concordia. «¿Qué broma es ésta? La convivencia y la concordia es cumplir con la ley», ha aseverado, para avisar que «los regímenes más espantosos de la historia se han producido cuando se ha votado en contra de la ley».

Casado ha anunciado que solicitará la legitimidad para presentar un recurso ante el Tribunal Supremo basándose en el informe de la Guardia Civil que le situaba como posible objetivo de los Comités de Defensa de la República (CDR).

Asimismo el portavoz nacional de los populares, José Luis Martínez-Almeida, ya sitúa a los líderes independentistas en «el prólogo de una nueva insurrección», puesto que con estas medidas de gracia «se santifica que hay unos que juegan con unas reglas» distintas al resto, y dando por hecho que quiebran el «principio de igualdad» entre los españoles, como si los líderes nacionalistas fueran «de mejor especie».

El socio de gobierno de los socialistas, Unidas Podemos, ha valorado la noticia en boca de la diputada catalana Aina Vidal, que los ha caracterizado como un «paso fundamental» e «inauguran un nuevo proceso político» pero a partir de ahora «corresponde escuchar a la ciudadanía y hacer propuestas para que sean votadas». «Hoy es un día importante para Cataluña y para el resto del Estado», ha dicho la portavoz de los comuns en la Cámara baja, tras señalar que estas medidas de gracia han sido posibles por la actual correlación de fuerzas políticas en el Gobierno de coalición. También se ha manifestado sobre el tema del día el portavoz en el Congreso, Jaume Asens, que ha pedido perdón por la tardanza en concederlos.

Instalado en la hipérbole que le define como seña de identidad en este asunto, el líder de Vox, Santiago Abascal, ha amenazado con la posibilidad de presentar una nueva moción de censura al Gobierno de Pedro Sánchez.

Desde su intervención en el Congreso, Abascal ha defendido la conveniencia de una nueva acción política siguiendo la estela de la que no fraguó hace algún tiempo por no contar más que con los votos de sus propios diputados. Estos han sido sus argumentos expresados en sede parlamentaria.

En este sentido, la líder de Cs, Inés Arrimadas, ha anunciado que su formación va a presentar un recurso ante el Tribunal Supremo (TS) porque los indultos a los líderes independentistas «incumplen el informe preceptivo del TS, la promesa de Sánchez y el sentido común».

Frente al Parlament y «en el día de la desvergüenza», Arrimadas ha considerado que los indultos solo tienen «utilidad para Sánchez y la legión de enchufados que tiene en las instituciones, así como para la legión de enchufados que tiene el independentismo y sus chiringuitos regados con fondos públicos».

Arrimadas anuncia que Cs presentará recurso al Supremo contra los indultos

Otras voces nacionales han mostrado su parecer con respecto a los indultos. Por ejemplo, el portavoz del Gobierno Vasco, Bingen Zupiria ha expresado su «absoluto respeto y apoyo a las decisiones que el Gobierno de España pueda adoptar en positivo para la normalización de las relaciones institucionales, políticas y sociales entre las instituciones de Catalunya y del Estado».

Otros mandatarios autonómicos como el cántabro Miguel Ángel Revilla han censurado la forma de resolución de los indultos; «van en contra de sus principios» aunque ve con buenos ojos posibles salidas al conflicto que otros calificarían de extemporales, como plantear otro Estatuto de Autonomía o revisar la balanza fiscal.

Los indultos en clave balear

En el ámbito local, la presidenta balear, Francina Armengol, ha apoyado al Ejecutivo de Sánchez y Unidas Podemos: «Hay que avanzar hacia ese consenso posible, llevamos demasiado tiempo en la crispación y no hay que pensar en costes electorales».

Una visión que contrasta con la ofrecida por el secretario general del PP balear, Antoni Fuster, quien se ha pronunciado en los siguientes términos.

Asimismo los populares baleares han compartido en las redes sociales este mensaje:

Por su parte el portavoz de MÉS per Mallorca en el Parlament, Miquel Ensenyat, ha considerado «insuficiente» el indulto y ha pedido «la amnistía» por un tema «muy complejo», que deriva de «un gesto a nivel europeo» para «evitar que la justicia española vuelva a hacer un ridículo estrepitoso». «Al tratarse de una cuestión política ha de solucionarse desde la política y por tanto la solución debe ir encaminada a la amnistía».

Finalmente, la coordinadora autonómica de Cs en las Islas, Patricia Guasp, ha criticado a Pedro Sánchez por ofrecer una comparecencia sin preguntas, algo que según la dirigente naranja somete la libertad de información.

Algunos de los presos, que probablemente saldrán durante las próximas horas de prisión, han empezado a reaccionar a los indultos.