El líder de ERC Oriol Junqueras y la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, durante la toma de posesión de Pere Aragonès como nuevo presidente de la Generalitat. | Efe

15

El indulto a los líderes independentistas con penas de prisión como consecuencia del desafío secesionista que culminó en los hechos del referéndum del 1 de octubre de 2017 es una cuestión peliaguda que planea desde hace tiempo sobre la escena política catalana y española. Una vez aclarado el camino tras los comicios autonómicos y a las puertas del verano que se anticipa como el de la recuperación de la pandemia del coronavirus, parece cada vez más próxima la llegada de la carpeta de la discordia al orden del día del Consejo de Ministros.

La salida de escena de Pablo Iglesias, uno de los máximos valedores en la esfera nacional de la condonación de la pena a los políticos catalanes, no parece haber minado las intenciones del Ejecutivo, y basta con prestar atención a las palabras del propio presidente, Pedro Sánchez, con respecto a este punto. No obstante, varios indicios indican que el informe del Tribunal Supremo sobre los indultos acabará siendo desfavorable y PP, Ciudadanos y Vox ya han anunciado sus respectivos recursos. Pero, ¿qué opinan los partidos políticos catalanes del indulto a los políticos independentistas condenados por su responsabilidad en el Procés?

Esquerra, amnistía y negociación.

El nombramiento de Pere Aragonès como nuevo presidente de la Generalitat refuerza la hoja de ruta de los republicanos, confrontada con otros actores del independentismo como Junts, que según el propio dirigente se enmarca en la amnistía a los condenados a partir de los diferentes escenarios de negociación que se han establecido en los últimos tiempos.

PSC, diálogo dentro y fuera del Principat.

El principal partido de la oposición en el Parlament, con acceso directo al Consejo de Ministros a través del asiento de Miquel Iceta, plantea tender puentes en el Principat a través de una Mesa de Diálogo de todos los interlocutores autonómicos, mientras aplaude cada pronunciamiento de la Moncloa preparando el terreno para los indultos.

Junts dice no haber llegado hasta aquí para pedir perdón.

La plataforma de Carles Puigdemont rechaza de plano hablar de indultos dado que entienden que ello les sitúa en una posición de debilidad frente a Madrid. Sobre ello resulta ilustrativa la reciente intervención de la diputada Miriam Nogueras desde el estrado del Congreso.

No es la solución para la CUP.

Mireia Vehí, representante de los anticapitalistas en la Cámara Baja, cree que los indultos «no son una solución política», pues dejan fuera a otras 3.000 personas que a su juicio han sido «represaliadas» desde 2014. Se trata de «soluciones individuales» que, aunque la CUP no se opondrá a cualquier medida que pueda beneficiarles, no se pueden considerar una salida conjunta al conflicto. Según su representante, ni siquiera los posibles beneficiarios de los indultos «lo ven claro».

PdeCAT, con buenos ojos moderados.

Su portavoz en el Congreso, Ferran Bel, apunta que su partido daría valor a que el Gobierno indultara a los líderes independentistas pero ha insistido en que sería sólo «un paso adelante pequeño» porque, a su juicio, la solución pasa por la amnistía de todos los procesados y condenados desde 2014. Remarca de hecho que el indulto no es la decisión más óptima «pero en la medida que la ley de amnistía no es posible, es mejor un indulto a que no se genere ningún paso adelante, aunque sea relativamente pequeño».

En Comú Podem, indultos y derogación de la sedición.

El líder de los comuns en el Congreso, Jaume Asens, deja clara la posición de los suyos sobre este asunto, que se presume alineada a la que defiende el ala de Unidas Podemos en el Gobierno de coalición. Lo más característico es su apuesta por poner fin al delito de sedición, un caso único en los códigos penales de los países de nuestro entorno.