El candidato del PSOE a la Comunidad de Madrid en las elecciones del 4 de mayo, Ángel Gabilondo, agradece los aplausos que varias personas le brindaron este viernes a su salida del hospital Ramón y Cajal de Madrid. | Efe

2

El candidato del PSOE a la Comunidad de Madrid en las elecciones del 4 de mayo, Ángel Gabilondo, ha abandonado este viernes dada su evolución favorable el hospital Ramón y Cajal de la capital, donde ingresó el jueves por una arritmia cardíaca.

En declaraciones a los medios a la salida del hospital, Gabilondo ha dicho que el «clima de exigencia permanente, esa tensión emocional tan fuerte» de la campaña electoral «ha podido influir» en su dolencia.

«Pero tengo que aceptar que tengo una edad determinada, no soy un chaval, y eso es un ingrediente más», ha explicado Gabilondo, de 72 anos, que ingresó el jueves cuando acudió al hospital a vacunarse contra el coronavirus y no se encontró bien al subir las escaleras, por lo que ha querido dejar claro que la vacuna no ha tenido nada que ver.

Gabilondo opina que el motivo de su arritmia ha sido un «cúmulo de cosas», aunque reconoce que ha podido influir la campaña electoral, ya que pese a que oficialmente duró dos semanas, la actividad comenzó con el anuncio del adelanto electoral, por lo que «han sido 54 días» de exposición pública que él ha vivido como «cuarenta días y cuarenta noches».

«Mentiría si no dijera que en ese esfuerzo y esa tensión emocional, cuando crees en algo y luchas por ello, el corazón va contigo», ha añadido Gabilondo, que asegura que ha sentido «el cariño, el afecto y el respeto de muchísima gente» que se ha interesado por su estado de salud y ahora se encuentra «extraordinariamente bien».

Ha abandonado la zona entre los aplausos de la gente y sin hacer ninguna mención a la situación del PSOE de Madrid tras la debacle electoral del 4 de mayo, que ha provocado finalmente que Gabilondo no recoja el acta de diputado pese a que su entorno había asegurado que lo haría, así como la dimisión del secretario general de los socialistas madrileños, José Manuel Franco.

Por su parte, el consejero en funciones de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero, ha dicho en una rueda de prensa para informar de las medidas tras el fin del estado de alarma que la evolución de Gabilondo había sido «muy buena» y que le desea una «pronta recuperación».

El parte médico del Ramón y Cajal señala que ingresó el 6 de mayo en la Unidad de Críticos Cardiovasculares con «sensación de mareo e inestabilidad grave».

Fue diagnosticado de arritmia, con una frecuencia cardíaca de 170 latidos por minuto al ingreso, por lo que fue tratado con fármacos y se le realizó una cardioversión eléctrica que permitió revertir la dolencia.

Gabilondo ha permanecido estable y con ritmo cardíaco normal toda la noche, por lo que este viernes le han dado el alta médica.