José Luis Rodríguez Zapatero, en una imagen de archivo. | Ultima Hora

26

Los sistemas de seguridad de Correos han intervenido una nueva carta amenazante, dirigida en esta ocasión al expresidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero, que contenía en su interior dos posibles cartuchos de arma de fuego, han informado fuentes del Ministerio del Interior.

Como en anteriores ocasiones desde que se inició la campaña electoral a la Comunidad de Madrid, los hechos han sido ya puestos en conocimiento de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.

La carta se ha detectado pocas horas después de los sobres remitidos a la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, y la Dirección General de la Guardia Civil, institución que encabeza María Gámez, que ya recibió otra amenaza de estas características la semana pasada.

Noticias relacionadas

La seguridad de Correos del centro de distribución en Sant Cugat (Barcelona) fue la encargada de detectar la carta que tenía como destinataria a Isabel Díaz Ayuso, y que contenía dos proyectiles. Los Mossos d'Esquadra asumieron la investigación.

Además, los sistemas de seguridad de Correos en el Centro de Tratamiento Automatizado (CTA) de Vallecas detectaron también este martes una carta que tenía como destinatario la Dirección General de la Guardia Civil y que contendría cuatro proyectiles, según confirmó el Ministerio del Interior.

Según las citadas fuentes de Interior, el Gobierno se puso anoche en contacto con Ayuso y expresó su «condena con rotundidad» por estas amenazas, trasladando su solidaridad con los afectados.

En pocos días son varios los políticos que han recibido envíos con objetos intimidatorios: el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, el exvicepresidente segundo y candidato de Podemos a la Comunidad de Madrid, Pablo Iglesias, y la directora general de la Guardia Civil, María Gámez, a quienes se dirigieron sendas cartas también con cartuchos de bala en su interior. Días después fue Reyes Maroto, ministra de Turismo, quien recibió una carta con una navaja ensangrentada.