Imagen de archivo del expresidente catalán. | Efe

13

El expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont ha lanzado este jueves un duro reproche hacia «ciertos sectores del independentismo» que, según ha dicho, «lamentan» que no esté en prisión y les «incomoda» que siga «plantando cara» al Estado desde Bélgica.

En un hilo de mensajes en Twitter, Puigdemont ha expresado su malestar, a un día del debate de investidura de Pere Aragonès, que no tiene aún garantizado el imprescindible apoyo de JxCat, que no está de acuerdo con los planes de ERC y la CUP para minimizar el papel del Consejo por la República.

Fruto del acuerdo de coalición entre JxCat y ERC tras las elecciones catalanas de 2017 se creó el llamado Consejo por la República, un espacio liderado desde Bélgica por Puigdemont y que debía servir como ente de coordinación del independentismo, pero que hasta ahora ha sido poco operativo por los recelos de ERC y CUP.

En su preacuerdo, ERC y CUP contemplan crear una «mesa de dirección estratégica» del independentismo -inspirada en el llamado «Estado Mayor» del «procés» que organizó en la sombra el referéndum unilateral del 1-O-, unos planes que colisionan con los intereses de Puigdemont y del Consejo por la República que él preside.

Sin llegar a mencionar explícitamente el Consejo por la República, Puigdemont ha reivindicado su labor desde el exterior: «Hoy que hace tres años de mi detención en Alemania, volviendo de Finlandia, miro el trabajo hecho desde el exilio gracias al acompañamiento de tanta gente no partidista y estoy contento. Pese a las limitaciones, las incomprensiones y los ataques, hemos hecho buen trabajo».

«No hemos desaprovechado las oportunidades ni nos hemos rendido nunca ante la ofensiva del Estado. Nos habéis visto plantar cara y tener iniciativa. Me doy cuenta de que esto ha hecho rabiar al Estado y que a la vez ha incomodado a algunos sectores del independentismo, que cada vez lo disimulan menos», añade.

Según Puigdemont, «en caso de extradición, el tiempo pasado en el exilio no cuenta» y su hipotética «segura condena» en España recogería también su actividad de los últimos años en Bélgica.

Esto «alegrará», ha dicho, a «aquellos que, también desde ciertos sectores del independentismo, lamentan que no estemos encarcelados y banalizan lo que es hacer política desde el exilio», denuncia el expresident, en plena polémica con ERC por el Consejo por la República.

Puigdemont arremete contra «los que ayudan a hacer creíble el relato de que somos unos fugados que viven despreocupados, cómodamente e insolidarios con el sufrimiento de nuestros compañeros injustamente condenados» y concluye: «Ahora es el momento de la unidad y de la confianza».