Zigzaguear con la moto entre carriles te puede costar hasta 500 euros de multa.

1

Los motoristas son usuarios de riesgo en el tráfico tanto urbano como interurbano. Su mayor exposición a los golpes y facilidad para perder la estabilidad en marcha ante cualquier imprevisto o sobresalto los convierte en un grupo con altas cifras de siniestralidad. Sin embargo, también incide en este factor la manera de conducir de cada piloto.

Las motocicletas son un gran vehículo para recorrer los trazados urbanos, gracias a su manejabilidad y tamaño. Sin embargo, algunos conductores aprovechan estas cualidades para circular de un modo agresivo y poco seguro tanto para ellos como para el resto de conductores.

Es habitual ver scooters y demás motocicletas y ciclomotores zigzagueando entre coches, avanzando por entremedio de dos carriles e incluso invadiendo el del sentido contrario. Es una manera de avanzar más rápido y evitar los atascos, eso sí, sin respetar las normas de seguridad vial.

Si bien conducir en zigzag es una costumbre compartida en el colectivo de las dos ruedas, la Dirección General de Tráfico recuerda que es una infracción sancionable que puede hasta conllevar la pérdida de puntos en el carné de conducir.

En el caso de cambiar constantemente de carril para adelantar y, para hacerlo, invadir la vía del sentido contrario, el motorista será sancionado con 500 euros de multa y la pérdida de 6 puntos en el carné. El peligro de sufrir una colisión frontal asociado a esta práctica pone en especial riesgo al propio motorista que la lleva a cabo.

Conducir haciendo zigzag, siempre que se deje una distancia lateral segura y se realice con precaución, no suele ser un gesto sancionable aunque sí peligroso. Sin embargo, en el caso de pasar el umbral y caer en la conducción temeraria, el Reglamento de Conductores recoge una sanción igualmente de 500 euros con la pérdida de otros 6 puntos en el carné de conducir.