La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Ayuso (PP), anuncia este miércoles en Madrid adelanto de las elecciones regionales en la Comunidad. | Zipi

5

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, ha asegurado este miércoles que ha puesto su cargo a disposición de los madrileños para que el martes 4 de mayo puedan elegir qué políticas quieren en las urnas. «No me puedo permitir que Madrid se pare ahora», ha dicho.

En una declaración institucional tras disolver la Asamblea de Madrid, Ayuso ha confirmado la convocatoria de elecciones el 4 de mayo argumentando que no podía asumir el riesgo de que Cs y PSOE presentaran una moción de censura después de la registrada por ambos partidos en Murcia, donde PP y Cs al igual que en Madrid gobiernan en coalición.

«Me he visto obligada a tomar esta decisión por el bien de Madrid y de España y contra mi voluntad repetida de agotar la legislatura », ha explicado en su breve comparecencia, rodeada por los miembros del PP de su Gobierno y sin preguntas de los periodistas.

Ayuso asegura que «Madrid necesita un gobierno estable, ideas claras, soluciones ambiciosas, estabilidad y sentido de Estado», algo que «en las actuales circunstancias no se puede asegurar -ha subrayado-», por lo que ha pedido disculpas a los madrileños.

Noticias relacionadas

Después de la firma de Ayuso a las 12 horas del decreto con la convocatoria de elecciones anticipadas en Madrid, los grupos parlamentarios del PSOE y Más Madrid han registrado sendas mociones de censura contra Ayuso con Ángel Gabilondo y Mónica García como candidatos, respectivamente.

Con la convocatoria electoral, Ayuso ha explicado que quería evitar precisamente que estas mociones pudieran registrarse y salir adelante y que así los madrileños puedan elegir en elecciones entre «el socialismo o la libertad».

«Quiero poner en manos de los madrileños su futuro. No quiero que se lo arrebaten en los despachos sin que ellos hablen en las urnas. Estamos en un gran país de ciudadanos libres, en una democracia plena. Y aquí los ciudadanos son adultos, son responsables, así les hemos tratado durante la pandemia y estamos orgullosos por eso», ha comentado.
La presidenta madrileña ha asegurado que ha tomado esta decisión «pensando antes en el beneficio de España y de Madrid» que en el suyo propio porque no puede «permitir que Madrid se pare ahora», con una pandemia y «una crisis económica y social sin precedentes».

«No puedo consentir que todo lo peleado por los madrileños en estos meses se derrumbe. No puedo aceptar que suban los impuestos, que entren a adoctrinar en los colegios, que cierren los comercios y la hostelería o que destruyan el tejido empresarial de Madrid. O que ahora nos impongan cómo pensar o cómo vivir. El daño que se provoca a España no lo quiero también aquí», ha concluido.