Fotografía de archivo del rey Felipe VI junto a su padre, el rey emérito Juan Carlos I. | Efe

39

La salida del rey emérito de España, anunciada este lunes por la Casa Real, es el resultado de días y días de 'negociación' entre la Casa del Rey, Juan Carlos I y de Presidencia del Gobierno, encuentros en los que se debatió desde cuándo se iría del país y a dónde; cuándo era el mejor momento para realizar el anuncio e incluso el rey emérito llegó a plantear la renuncia a su inmunidad constitucional, lo que se descartó por ser inviable jurídicamente, según ha publicado este miércoles el diario El País.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, no reveló mucha información sobre este asunto durante su comparecencia pública de este martes, tras el Consejo de Ministros, y se limitó a asegurar no tener conocimiento de dónde se encuentra Juan Carlos I. Sánchez estuvo más bien hermético respecto a cómo se han producido las conversaciones que han derivado en el abandono de España por parte del padre del Rey, cerró filas en torno a la monarquía y aseguró que está convencido de que el rey Juan Carlos I estará a disposición de la justicia, «como cualquier ­español».

El presidente del Gobierno reivindicó el papel de la monarquía y afirmó que «aquí se juzgan a personas, no a instituciones».

La salida del rey emérito abre otra grieta en el Gobierno de coalición, al asegurar Unidas Podemos que no sabían de este anuncio, no se les informó. Pedro Sánchez utilizó su rueda de prensa para tratar de calmar las aguas, resto importancia a las desavenencias con sus socios de Gobierno y aclaró que las reuniones mantenidas entre el Rey y la Presidencia fueron «confidenciales».

Noticias relacionadas

El mismo medio asegura que la decisión final sobre el destino del rey emérito la tomó Felipe VI, tras un encuentro con su padre.