A pesar de estar en fase 1 entre 500 y 700 personas, la mayoría jóvenes, se reunieron recientemente para beber alcohol, en contra de todas las medidas de seguridad y recomendaciones sanitarias. | Twitter

6

Cuando algunos expertos y autoridades hacen hincapié en la concienciación de la población más joven tal vez quieran evitar escenas como estas. En pleno epicentro del coronavirus en España, en Tomelloso (Ciudad Real) se ha celebrado una multitudinaria reunión de jóvenes, un botellón que ha suscitado críticas y polémica en las redes sociales al congregar en un mismo espacio a cientos de personas. Esta zona de Castilla-La Mancha ha sido una de las más azotadas por la COVID-19 desde sus inicios y los fallecidos se cuentan por decenas.

A pesar de estar en fase 1 entre 500 y 700 personas, la mayoría jóvenes, se reunieron recientemente para beber alcohol, en contra de todas las medidas de seguridad y recomendaciones sanitarias para contener el avance del coronavirus.

Las imágenes, que han inundado las redes sociales y han hecho cundir la indignación, fueron tomadas en la noche del pasado sábado en el recinto ferial de Tomelloso, según informa la Cadena Ser, que apunta que mientras algunos de los presentes incumplían las medidas de seguridad, sin portar mascarilla ni mantener distancia de seguridad, por ejemplo, otros grupos sí las respetaban.

Lo más curioso de todo, según la versión facilitada por la Ser, es que «patrullas de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado se encontraban velando la zona».

Finalmente, la alcaldesa de Tomelloso, Inmaculada Jiménez, ha dicho sentirse «avergonzada» ante el botellón que reunió a unos 400 jóvenes en la noche del sábado en el recinto ferial del municipio «como si fuera un fin de semana normal» y lo ha condenado, además que ha prohibido la celebración de este tipo de reuniones, que hasta ahora no estaba regulado en el municipio, y sancionará los que haya.