La vicepresidenta de Asuntos Económicos, Nadia Calviño. | Kiko Huesca

35

La vicepresidenta tercera del Gobierno y ministra de Asuntos Económicos y para la Transformación Digital, Nadia Calviño, ha sostenido que es «absurdo y contraproducente» abrir el debate de derogar la reforma laboral, en el marco de la crisis económica y social provocada por la emergencia sanitaria del coronavirus.

Lo ha dicho este jueves en la inauguración de la sesión telemática 'Reflexiones políticas, económicas y sanitarias en torno a una pandemia', organizada por el Círculo de Economía.

«Con esta realidad sobre la mesa sería absurdo y contraproducente abrir un debate de esta naturaleza y generar la mas mínima inseguridad jurídica en este momento», ha dicho al ser preguntada por el acuerdo de PSOE, Unidas Podemos y EH Bildu de derogar la reforma laboral.

«Los contribuyentes nos pagan por solucionar problemas y no para crearlos», ha continuado la ministra, que ha añadido que la prioridad del Gobierno es controlar la pandemia y recuperar la actividad económica del país.

«Es lo que hemos hecho y lo que seguiremos haciendo con el acuerdo de los agentes sociales y el esfuerzo de los contribuyentes», ha dicho Calviño en alusión a las medidas económicas y fiscales puestas en marcha por el Ejecutivo de Pedro Sánchez.

Noticias relacionadas

«Agradezco a los empresarios el compromiso y el esfuerzo que están haciendo. Las empresas tienen un papel clave en la recuperación y cuentan con el apoyo de este Gobierno», ha añadido.

Ha asegurado que se pueden dar cambios en el ámbito laboral, pero «siempre con el objetivo claro de impulsar el empleo y la actividad económica a la vez que se protege a los trabajadores».

Ha sostenido que su Gobierno escucha y toma las medidas con los agentes sociales, convalidadas posteriormente en el Congreso: «Esto no cambia. Cualquier modificación se hará con los agentes sociales».

Precisamente este jueves, el presidente de la CEOE, Antonio Garamendi, ha adelantado que la patronal da por suspendido el diálogo social después de que el Gobierno de PSOE y Unidas Podemos haya pactado con EH Bildu la derogación de la reforma laboral.

Así, Garamendi ha indicado que el diálogo social está en suspenso y se ha preguntado para qué se van a sentar en una mesa «si ya está decidido lo que se va a hacer en la mesa, si el menú del día está preparado».

«Que no sigan contando con nosotros», y ha recordado que la CEOE lleva dialogando 40 años con los distintos gobiernos y se ha sentado en todas las mesas, pero siempre ha encontrado lealtad institucional, en sus palabras.