Todo apunta a que la inmensa mayoría de alumnos podrá promocionar, pero queda pendiente saber si en este curso habrá retorno presencial a las aulas. | Toni Planells

105

La ministra de Educación, Isabel Celaá, y los consejeros autonómicos llegaron este miércoles, en Conferencia Sectorial, al acuerdo de que la promoción del curso escolar 2019-20 al 2020-21 será la norma general y que la repetición del presente año lectivo será una medida excepcional que deberá estar justificada y acompañada de un plan preciso de recuperación.

Ello significa que no habrá aprobado general, medida que sí se ha tomado en Italia, pero todo apunta a que la mayoría de alumnos podrá promocionar de curso. En este sentido, el conseller d’Educació, Martí March, que participó en la reunión, destacó este mismo miércoles que «se trata de que ningún alumno se vea perjudicado por la situación generada por el coronavirus. No obstante, puede haber alumnos suspendidos y, si los docentes lo argumentan sólidamente, incluso puede haber repeticiones de curso, pero tienen que ser la excepción».

De momento, el calendario lectivo del presente curso se mantiene, excepto en 2º de Bachillerato, pues, como ya se anunció en su momento, estos alumnos debían concluir el período académico a finales de mayo y lo harán el 19 de junio ante el aplazamiento de la selectividada a los días 7, 8 y 9 de julio. Actualmente, en Baleares hay 5.640 alumnos de 2º de Bachillerato. También se valora la necesidad de ampliar el calendario lectivo para los alumnos de Formación Profesional que necesiten finalizar sus módulos de prácticas en proyectos y centros de trabajo.

El conseller March expresó su apoyo a la medida de la promoción de curso como norma general. Según el parecer del departamento autonómico, la repetición de curso debe ser considerada una medida excepcional y justificada. Para la Conselleria, la repetición de curso deber ser todavía más excepcional ante la situación generada por la COVID-19.

Nuevas instrucciones

Noticias relacionadas

Tras los acuerdos de este miércoles de la Conferencia Sectorial de Educación a nivel estatal, la Conselleria elaborará unas nuevas instrucciones que serán presentadas este jueves y que pueden incluir la organización de actividades académicas durante el verano.

Asimismo, la evaluación se ceñirá al rendimiento del alumno durante los dos primeros trimestres. El trabajo realizado durante este último trimestre de confinamiento y actividad a distancia podrá servir para subir nota, nunca para bajarla.

Respecto a la presencialidad, la Sectorial no tomó ninguna decisión definitiva, a la espera de la evolución de la pandemia en España y de las decisiones de Sanidad. La Conselleria d’Educació es partidaria de que los alumnos retornen a los centros, aunque sólo sea por unas semanas, pero recuerdan que esa decisión queda en manos de las autoridades sanitarias. Si el retorno presencial a las aulas fuese posible, entonces habría que plantear cómo se desarrollaría. Todo lleva a pensar que sería de manera gradual.

Sobre esta cuestión, la ministra Celaá reprochó en el Congreso a la diputada del PP Sandra Moneo que le pidiera presionar a Sanidad para que adopte las medidas que permitan regresar a la aulas cuanto antes. Celaá califico ésta propuesta como «una irresponsabilidad».

Celaá respondió a Moneo con diversas preguntas: «¿Usted considera un fracaso el condicionamiento de las medidas sanitarias en este país? ¿El presionar al ministro de Sanidad para que se abran las escuelas puede llevarnos a una solución? Usted está enteramente equivocada, ¿qué está planteando?», aseveró la ministra.