Imagen del ministro de Sanidad, Salvador Illa. | Efe

6

Los últimos días, los expertos encargados de la gestión técnica del coronavirus en España han asegurado que el país está ya casi cerca del pico de la curva de contagios, algunas comunidades podrían estarlo ya, y que la tendencia de contagios de la COVID-19 se está estabilizando desde los días 24 o 25 de marzo, casi unos diez días después de entrar en vigor las primeras medidas del estado de alarma.

Este miércoles, el ministro de Sanidad, Salvador Illa, ha aclarado en su cuenta de Twitter que «llegar al pico de la epidemia no significa resolver el problema».

Una vez alcanzado el pico lo importante es conseguir doblegar la curva y para ello el doctor Fernando Simón ha dicho en muchas ocasiones que es importante no relajar las medidas que ahora se aplican para no registrar una segunda ola y para poder controlar definitivamente la pandemia.

Semana dura y complicada

El ministro ha avisado de que esta semana es «dura y complicada» pero ha insistido en que se está empezando a ralentizar el incremento de nuevos casos de coronavirus confirmados en España.

Durante una rueda de prensa telemática en el Palacio de la Moncloa, ofrecida junto al ministro de Consumo, Alberto Garzón, Illa ha destacado que el incremento porcentual de casos registrados este miércoles se ha situado en un ocho por ciento, lo que supone una reducción respecto a la semana pasada y, especialmente, a la semana del 15 de marzo, la primera en la que estaba en vigor el estado de alarma por coronavirus.

Actualmente, según los últimos datos publicados por el Ministerio de Sanidad, hay 102.136 personas infectadas por el nuevo coronavirus en España lo que supone 7.719 más que este martes. Además, 9.053 personas han muerto (864 más), mientras 5.872 han necesitado ingreso en la UCI (265 más) y 22.647 se han curado (3.388 más).

En este sentido, Illa ha destacado la ralentización de los casos de ingreso en las UCI, ya que se ha pasado de una tasa del 7,2 por ciento registrado el martes al 4 por ciento actual. «De haberse mantenido la misma tasa de ayer, hubiera supuesto 111 casos más y, de haberse mantenido la tasa de contagios hubieran supuesto 1.503 personas más», ha detallado.

Por otra parte, el ministro de Sanidad ha recordado que todas las personas que fallecen por coronavirus se contabilizan como tal, negando así que no se estén contando los muertos en las residencias de ancianos como, así, se ha sugerido que ocurre en Cataluña.

«Somos muy estrictos en el recuento y toda persona que ha dado positivo en coronavirus se refleja como un fallecimiento por Covid-19. Hemos tenido una absoluta transparencia en esta materia y la vamos a seguir manteniendo», ha recalcado.

Asimismo, y respecto a la posibilidad de que no se estén ingresando en las UCI a personas mayores, el ministro ha recordado que las decisiones terapéuticas se hacen en base a criterios clínicos ya establecidos y que, por tanto, no se tiene en cuenta la edad del paciente, sino su cuadro clínico.

Preguntado por el hecho de que la Comunidad de Madrid haya mantenido este miércoles el mismo número que el martes de personas ingresadas en una UCI, Illa ha explicado que, según lo que le han trasladado desde la Consejería de Sanidad, ayer fueron dadas de alta unas 70 personas, lo que, sumadas a las que fallecieron, hizo que pudieran ocupar esas camas otros pacientes.

Finalmente, Illa ha informado de que, al igual que lo hizo la semana pasada y lo hará hasta que dure la crisis por coronavirus, este jueves va a comparecer en la Comisión de Sanidad del Congreso de los Diputados para explicar las medidas que está llevando a cabo el Gobierno para frenar la pandemia del Covid-19 y que, tal y como ha reiterado, parece que «están funcionando».