12

El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, ha tachado el trato protocolario que iba impreso en la carta que ha enviado al líder de Ciudadanos para escribir de puño y letra un tratamiento mas cercano.

Así, en la misiva en la que dice comprometerse a cumplir con las tres propuestas que le hace el presidente de Cs para abstenerse en la investidura, el jefe del Ejecutivo ha tachado el encabezamiento que decía «señor Rivera» y ha escrito a mano «estimado Albert».

También, para finalizar la carta antes de la rúbrica, le ha enviado «un abrazo» escrito a mano. No obstante, Ciudadanos ha respondido públicamente a esta misiva de Pedro Sánchez asegurando que su respuesta es «una tomadura de pelo» y una «colección de mentiras».

Contenido de la carta

El presidente del Gobierno en funciones ha asegurado a Rivera que el PSOE ya cumple sus condiciones para que se abstenga en la investidura. Sánchez argumenta que está plenamente comprometido con la defensa de la Constitución tanto en Navarra como en Cataluña y que tiene intención de aliviar la carga fiscal sobre la clase media y trabajadora.

Los dos dirigentes han mantenido una conversación telefónica cuyo contenido no ha trascendido, si bien el PSOE sí ha difundido la carta que Sánchez ha escrito a Rivera agradeciéndole su «tardía comunicación» e invitándole a evitar con su abstención la repetición de las elecciones. «Si ése es realmente su propósito y está dictado por el celo en la defensa de la Constitución puede tener la seguridad de que no existe impedimento alguno para que facilite la investidura», argumenta Sánchez.

A cambio de esa abstención, Rivera pone tres condiciones a Sánchez: que abra conversaciones con Navarra Suma para cambiar de socios de gobierno en Navarra; que se comprometa a no indultar a los presos del 'procés' y a abrir una mesa para preparar una eventual aplicación del 155 en Cataluña si el independentismo no acata la sentencia del 'procés que no suba impuestos a familias ni las cuotas a los autónomos.

Con respecto a Navarra, Sánchez se limita a indicarle a Rivera que no debe tener motivo de inquietud porque el Gobierno de coalición que lidera la socialista María Chivite con Podemos y los nacionalistas de Geroa Bai está «plenamente comprometido con la defensa de la Constitución y del régimen foral».

Sánchez recuerda que Bildu no forma parte de este gobierno --sí del que había en la época anterior-- y que no existe pacto alguno de los socialistas con este partido, como demuestra el hecho de que el PSOE facilitara con su abstención que la alcaldía de Pamplona pasara de Bildu a Navarra Suma, «sin contrapartida alguna».