GR1342. MADRID, 22/07/2019.- El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, durante su intervención en la primera jornada del debate de investidura que afronta el líder socialista y que puede desembocar en su elección como presidente del primer Ejecutivo de coalición en la reciente historia de España, si cuaja el acuerdo del PSOE con la coalición de izquierda Unidas Podemos (UP). EFE/ Fernando Villar Primera jornada del debate de investidura | FERNANDO VILLAR

9

La primera jornada del Pleno de investidura del candidato socialista, Pedro Sánchez, ha concluido a las 20.44 horas, después de casi cinco horas de debates, en las que el presidente en funciones ha expuesto su programa de gobierno y discutido con los líderes de los cuatro principales partidos de la oposición. La jornada ha destacado por el cruce de reproches y la evidencia de discrepancias entre Sánchez e Iglesias.

El líder del PSOE, Pedro Sánchez, y el de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, han exhibido su desconfianza mutua en la primera jornada del debate de investidura y cuando tienen solo dos días para cerrar un pacto antes de la votación decisiva para hacer presidente al candidato socialista.

Un debate en el que Sánchez ha asegurado que quiere la coalición con Podemos pero ha vuelto a poner sobre la mesa otras opciones como el acuerdo de investidura, mientras por otro lado ha insistido en pedir a PP y Ciudadanos su abstención.

Iglesias le ha advertido al candidato de que no piensa aceptar que su partido acabe siendo un elemento «decorativo» del próximo Gobierno y ha augurado que si vuelve a haber elecciones, Sánchez no será nunca investido.

El acuerdo al que ambos líderes se han emplazado a llegar para que la investidura salga adelante con mayoría simple el jueves -en la votación de mañana, que requiere mayoría absoluta, es inviable- parece aún lejos de producirse, y ni Sánchez ni Iglesias han dado señales en el pleno de que esté habiendo avances.

Un estancamiento que han confirmado en ambos partidos: Unidas Podemos acusa a los socialistas de no querer ceder apenas competencias y pretender darles carteras con poco contenido, y los socialistas aseguran que es la formación morada la que reclama demasiadas funciones, sobre todo en materia social.

Pero también han querido dejar claro, al finalizar esta primera jornada de debate, que el diálogo continúa y no se da en ningún caso por cerrado, porque hay tiempo para encontrar un acuerdo antes del jueves.

El debate continúa este martes con ERC, PNV, Mixto y PSOE

El debate de investidura de Pedro Sánchez continuará este martes con las intervenciones de los portavoces de Esquerra Republicana, el PNV, los de los diferentes partidos que integran el Grupo Mixto y el de la representante del PSOE. Una vez finalicen sus 'duelos' con Sánchez, tendrá lugar la primera votación.

A las nueve de la mañana subirá a la tribuna el portavoz de ERC, Gabriel Rufián, y, cuando termine de discutir con el candidato, hará la propio el del PNV, Aitor Esteban.

Noticias relacionadas

Después será el turno del Grupo Mixto, cuyos representantes tomarán la palabra de mayor a menor. Así, irán debatiendo con Sánchez, consecutivamente, Laura Borràs (Junts), Mertxe Aizpurua (EH Bildu), Ana Oramas (Coalición Canaria), Sergio Sayas (Unión del Pueblo Navarro), Joan Baldoví (Compromís) y José María Mazón (Partido Regionalista de Cantabria).

La última intervención de la segunda jornada del debate de investidura la protagonizará la portavoz del Grupo Socialista, Adriana Lastra.

Tras los debates de los portavoces con Sánchez, se procederá a la votación, que se hace por llamamiento y cada diputado se pone en pie para proclamar su voto, lo que lleva su tiempo. La hora en que se anuncie el resultado marcará el Pleno que habrá que celebrarse 48 horas en caso de que Sánchez no logre este martes la mayoría absoluta (176 diputados) que se requiere en el primer intento.

Dado que esa primera votación no tiene visos de producirse antes de las 16.00 horas, todo apunta a que la segunda votación, que se celebrará el jueves, tendrá lugar a partir de primera hora de la tarde. Todo dependerá, no obstante, del tiempo que dedique Sánchez a debatir con los portavoces que intervendrán el martes.

En la sesión que casi con toda probabilidad habrá que convocar el jueves, el candidato tendrá diez minutos para pedir el respaldo de la Cámara, y los representantes de los grupos parlamentarios dispondrán de cinco minutos cada uno.

En total, una hora más antes de empezar la segunda votación por llamamiento, en la que al candidato ya le basta con mayoría simple (más sies que noes).

Si falla

En el caso de que Sánchez fracase y no se logre una alternativa viable en los dos meses posteriores a la primera votación, esto es hasta el 23 de septiembre, el Rey, con el refrendo de la presidenta del Congreso, deberá disolver las Cortes Generales al día siguiente y convocar nuevas elecciones 47 días después, el domingo 10 de noviembre.
Esta repetición de elecciones ya se produjo en 2016 cuando, tras la fallida investidura de Sánchez con apoyo de Ciudadanos de principios de marzo, pasaron los dos meses sin que prosperara ninguna candidatura y las Cortes se disolvieron para repetir los comicios el 26 de junio de ese año.

Ante el riesgo de que una nueva repetición de elecciones en plena Navidad, los partidos acordaron modificar la ley electoral para introducir una disposición adicional estableciendo que, en los casos de repetición de los comicios por falta de investidura, se acortaran los plazos del procedimiento electoral, bajando de 54 a 47 días.

Las conversaciones, en cualquier caso, se han detenido con motivo de este debate que ha comenzado con el discurso de dos horas de Sánchez en el que ha expuesto su programa, no ha citado la crisis catalana -la cuestión más espinosa en su relación con Podemos- y ha mandado sus intencionados mensajes, primero a su socio preferente y después a populares y Ciudadanos.