Serigne Mamadou es un inmigrante que, como tantos otros, vino a España para labrarse un futuro mejor y desde el primer día en nuestro país se gana la vida de forma honrada. Este joven originario de Senegal, que ha adoptado plenamente el acento andaluz, ha grabado un vídeo a primera hora de la mañana en el campo donde trabaja.

Aún se aprecia la escarcha impregnando la tierra y la hierba, cuando decide hablar de política, especialmente de las 'recetas' que Vox debería asumir y poner en práctica para hacer progresar la sociedad, en contraposición a las que la formación ultra ha esgrimido hasta ahora.

En sus palabras virales en Facebook, y en gran medida llenas de sentido común, lamenta que «en Pino Montano (Sevilla) se está desahuciando a mucha gente muy honrada».

«Para ayudar a los jóvenes tiene que hablar con los bancos. Que les devuelvan lo que les pertenece a sus padres, a sus abuelos. Que les devuelvan sus casas» dice en un momento de la grabación Mamadou, quien al principio del documento dice que no quiere pronunciar el nombre del líder de Vox por la mañana porque le trae mala suerte.