El expresidente de la Generalitat y líder de Junts per Catalunya (JxCat), Carles Puigdemont, durante su participación en una conferencia del foro internacional Beyond Borders sobre el futuro de Cataluña y Europa. | EFE

9

La defensa del expresidente de Cataluña Carles Puigdemont tendrá que esperar hasta el 4 de septiembre, cuando se celebre la vista por la demanda civil presentada contra el magistrado Pablo Llarena en Bruselas, para corregir el error en la traducción al francés de las declaraciones en un acto privado del instructor del «procés» que han motivado dicha demanda, según han informado a Europa Press diversas fuentes jurídicas.

«Es demasiado tarde para corregir el texto, la citación ya ha sido notificada», han explicado a Europa Press las fuentes consultadas, por lo que le corresponderá al juez decidir, «cuando sea informado», sobre las consecuencias, si las hubiera, de presentar unas declaraciones mal traducidas.

Las declaraciones originales de Llarena utilizadas para armar la demanda fueron realizadas en condicional para referirse a los encausados, mientras que la traducción presentada en la denuncia afirma que el magistrado dijo que cometieron efectivamente los delitos de los que estaba hablando.

Noticias relacionadas

El coordinador de la defensa de los políticos independentistas encausados en el 'procés', Gonzalo Boye, ha afirmado este martes que informará al tribunal belga del «error» en la traducción al francés. Aunque la defensa no ha decidido aún el modo ni el momento en que comunicará el error y considera que no es un asunto relevante en la causa. En cualquier caso, las fuentes jurídicas consultadas insisten en que «no es posible» modificar el escrito antes de la vista para decidir si se admite a trámite la denuncia

En declaraciones a Europa Press, Boye ha negado taxativamente que exista cualquier «alteración» y ha apuntado que, en todo caso, «puede ser un error del traductor». «Se lo vamos a preguntar al traductor y se lo vamos a informar al juzgado, pero eso no altera en absoluto la demanda», ha sentenciado.

El juzgado belga a fijado una vista, a partir de las 09:00 horas, en el Tribunal de Primera Instancia francófono de Bruselas, con sede en el Palacio de Bruselas, si bien fuentes del entorno del magistrado Llarena señalado a Europa Press que ni siquiera ha recibido personalmente dicha citación. En todo caso, su presencia no es obligada en el trámite del próximo día 4 y no tiene ninguna intención de acudir.