Gabriel Company, escoltado por Jeroni Salom y Toni Fuster, durante una reunión de los populares. | Jaume Morey

37

El secretario general del PP de Baleares, Toni Fuster, ha afirmado este viernes que «es una auténtica vergüenza» que compañeros de partido hayan «metido la mano en la caja», como sostiene la sentencia del caso Gürtel y ha pedido perdón a la sociedad.

«Pediremos disculpas las veces que sea necesario», ha dicho Fuster, que ha subrayado que «el PP está lleno de gente honrada que hace las cosas bien hechas».

«Estamos aquí para que no vuelva a pasar», ha dicho el dirigente popular, que ha incidido en que los hechos juzgados en el caso Gürtel datan de «hace 10 ó 15 años». «No tenemos nada que ver (...). El compromiso del PP ahora es dar la cara y cambiar las cosas de una vez por todas», ha incidido.

Noticias relacionadas

Respecto a la moción de censura presentada por el PSOE, Fuster ha resaltado que «no tiene mucha coherencia» porque Pedro Sánchez, que apoya la aplicación del artículo 155, necesitará para ganarla los votos de los independentistas catalanes.