Vista del interior de la mezquita Islámica Annour de Ripoll, en la cual el imán Abdelbaki Es Satty, presuntamente implicado en los atentados de Cataluña, guiaba las oraciones. | Efe

0

Los Mossos d'Esquadra han confirmado que el imán de Ripoll (Girona) Abdelbaki Es Satty, clave en la creación de la célula terrorista responsable de los atentados, murió en la explosión del chalé de Alcanar (Tarragona) donde supuestamente el grupo estuvo preparando durante meses los ataques.

En rueda de prensa, el mayor de los Mossos d'Esquadra, Josep Lluís Trapero, ha asegurado que las pruebas de ADN practicadas a los restos mortales hallados en la casa de Alcanar han permitido determinar que el imán es uno de los dos terroristas muertos en la explosión de la vivienda.

La mañana de este lunes, el mayor de la policía catalana ha apuntado que existían «sólidos indicios» de la muerte del imán, que en la rueda de prensa de esta tarde ha podido confirmar, gracias al resultado de las pruebas de ADN practicadas.

En principio, ha añadido Trapero esta tarde, en la explosión de la vivienda fallecieron dos personas, «sin cerrar aún del todo alguna otra posibilidad», dado que la inspección ocular no se ha culminado y aún es posible que aparezcan nuevos restos mortales.

La principal hipótesis de los investigadores es que el imán desempeñó un papel clave en la radicalización de los otros once integrantes de la célula, integrada por jóvenes residentes en la localidad gerundense de Ripoll.