Las últimas investigaciones sostienen que el imán de Ripoll murió en la explosión del chalet de Alcanar. | Reuters

0

El mayor de los Mossos d'Esquadra, Josep Lluis Trapero, ha anunciado que la policía catalana cuenta con «indicios bastante relevantes y sólidos» de que uno de los al menos dos terroristas muertos en la explosión de su casa de Alcanar (Tarragona) es el imán de Ripoll (Girona) Abdelbaki Es Satty.

En rueda de prensa, Trapero ha indicado que la principal hipótesis de los investigadores es que el imán desempeñó un papel clave en la radicalización de los otros once integrantes de la célula que la semana pasada perpetró los atentados de Barcelona y Cambrils (Tarragona), en los que fallecieron quince personas.

Los Mossos d'Esquadra están a la espera de que el análisis del ADN de los restos de las, al menos, dos personas hallados en la casa de Alcanar, que saltó por los aires la noche del miércoles 16 de agosto pasado cuando los terroristas preparaban sus explosivos, confirmen de forma definitiva que el imán de Ripoll es uno de los fallecidos en esta vivienda.

No obstante, ha insistido que los investigadores ya cuentan con indicios «bastante relevantes y sólidos» para considerar que el imán falleció en la casa, a partir del relato de testigos y de documentación intervenida que lo ubican en el inmueble la noche de la explosión.

Las fuerzas de seguridad han hallado la furgoneta del imán de Ripoll, Abdelbaki Es Satty, a 15 kilómetros de la localidad de Alcanar (Tarragona), donde se ubica el chalé que explosionó el pasado miércoles y que servía de base de operaciones de la célula yihadista de los atentados en Cataluña.

Según han informado a Efe fuentes de la lucha antiterrorista, este hallazgo se ha producido este lunes en la localidad costera de Sant Carles de la Ràpita, próxima a Alcanar.

Trapero ha recordado que tras la explosión de la casa de Alcanar sospecharon inicialmente de que sus ocupantes se dedicaban al tráfico de drogas, porque se localizó acetona -un elemento utilizado para su manipulación-, aunque a medida que avanzaba la investigación evaluaron la hipótesis terrorista, a partir del hallazgo de decenas de bombonas de butano, acetileno y otros elementos utilizados por Dáesh para preparar explosivos.

Traslado de bombonas

Un camión se ha llevado, hacia las 13 horas, las 120 bombonas de butano halladas en el chalet de Alcanar Platja utilizado por los terroristas de Barcelona y Cambrils como base operativa.

Agentes del TEDAX y la policía científica de los Mossos continúan haciendo una labor «minuciosa» de inspección de los escombros del chalet de Alcanar Platja donde se habían preparado los atentados de Barcelona y Cambrils.

Asimismo, durante la mañana algunos de los 7 vecinos que todavía no pueden regresar a sus casas han podido entrar para recoger algunas pertenencias.

Según ha informado el mayor de los Mossos, Josep Lluís Trapero, en rueda de prensa, las tareas de rastreo de los escombros podrían durar «días o incluso semanas».

Los Mossos trabajan con la hipótesis de que en la explosión murieron dos personas, pero no descartan que pudiera haber tres: «pensamos que son dos, pero no está confirmado», ha afirmado Trapero.

Ha especificado que aún no se dispone de los resultados de los análisis de ADN de los restos de Alcanar, pero que hay «indicios relevantes» que apuntan a que podrían corresponder al imán de Ripoll Abdelbaki Es Satty.