Miguel Blesa a su llegada a la sede de la Audiencia Nacional de San Fernando de Henares, durante el juicio contra los expresidentes de la entidad Caja Madrid. | Efe

24

El expresidente de Caja Madrid Miguel Blesa ha sido hallado muerto la mañana de este miércoles en una finca de Córdoba. El financiero se encontraba desayunando con unos amigos antes de salir de caza y se ha ausentado diciendo que iba a mover el coche.

Según los primeros indicios, la causa de la muerte ha sido un disparo en el pecho producido por un rifle de caza, en lo que podría ser un suicidio. Sin embargo, Blesa no estaba desanimado ni abatido, aunque sí preocupado por la batalla legal, según fuentes de su entorno.

Ha sido un trabajador de la finca privada, de 1.600 hectáreas situada en Sierra Morena, el que ha alertado a los Servicios de Emergencias 112 de que una persona se encontraba tendida en el suelo con un disparo. La muerte de Miguel Blesa fue certificada a las 8.40 horas, constatando que había sido causada por la perforación en el tórax de una bala de rifle.

Según los primeros testimonios, el expresidente de Caja Madrid les dijo que iba a mover el coche que tenía aparcado en la finca y un rato después descubrieron su cadáver. Blesa se encontraba en la finca con otras tres personas, el gestor de la sociedad encargada del coto y amigo del exbanquero, un trabajador y el guarda encargado de la seguridad del complejo de caza situado en Sierra Morena.

Noticias relacionadas

Miguel Blesa

Miguel Blesa, que el próximo 8 de agosto iba a cumplir 70 años, nació en 1947 en la localidad de Linares (Jaén). Fue presidente de Caja Madrid entre los años 1996 y 2009.

El financiero fue condenado por la Audiencia Nacional a seis años de cárcel por el uso de tarjetas black de Caja Madrid.

Junto a él fueron condenados los otros 64 usuarios de estas visas, entre ellos su sucesor al frente de la entidad, Rodrigo Rato, que como él recurrió en abril la sentencia ante el Tribunal Supremo y, por tanto, no llegó a ingresar en prisión.

Sí lo hizo en 2013 de forma provisional por la compra de un banco en Florida (EEUU) pero tras pagar una fianza de 2,5 millones de euros salió veinticuatro horas después.

En junio de ese año volvió a ser encarcelado, si bien la Audiencia Provincial anuló esta causa y puso en libertad al banquero.

Además, Blesa se enfrentaba a otras dos investigaciones judiciales, una relacionada por su gestión al frente de Caja Madrid y los supuestos sobresueldos que recibió su cúpula y otra por su aparición en los denominados «papeles de Panamá»