Captura de pantalla del vídeo de El País donde Arrabal expone su último alegato a favor de dispensar una muerte digna. | El País

6

José Antonio Arrabal, según sus propias palabras, ha conseguido «ser libre». El hombre de 58 años y enfermo de esclerosis lateral amiotrófica (ELA) ha dejado de sufrir, tras ingerir hace unos días un combinado de medicamentos con la voluntad de morir.

Unos días antes del desenlace, Arrabal grabó un vídeo, publicado ahora por el diario El País, donde se despide con la reivindicación de que se dispense a aquellos que lo pidan una muerte digna, y se muestra «indignado» por «morir en clandestinidad».

De hecho, este madrileño reunió en el pasado miles de firmas en la red para solicitar que se despenalice el suicidio asistido.

Recordemos que recientemente el Congreso de los Diputados rechazó un proyecto presentado por Alberto Garzón (Unidos Podemos), en el que se recogía la regulación de la eutanasia y el suicidio asistido.

En el documento, Arrabal lamenta que sus familiares tengan que salir del domicilio el día que decida poner fin a su vida para evitar que a su muerte sean implicados en acusaciones y problemas judiciales.