Previous Next
69

El candidato a la investidura a la presidencia del Gobierno Mariano Rajoy ha comenzado pasadas las 16.00 horas su discurso en el Congreso de los Diputados. Salvo sorpresa de última hora, el intento del líder del Partido Popular por conseguir mayoría absoluta está abocada al fracaso al no contar con votos necesarios.

Rajoy, que ha comenzado su discurso diciendo que se presenta al proceso de investidura porque «así lo han querido los españoles», defiende ante el resto de diputados su proyecto de gobierno para intentar aumentar los 170 votos a favor con los que ya cuenta, 137 del PP, 32 de Ciudadanos y el voto de la diputada de CC, Ana Oramas.

El líder del PP cuenta con unos respaldos insuficientes para ser investido ni en la votación prevista para este miércoles en la que requiere de mayoría absoluta, ni en la segunda del próximo viernes, en la que ya sólo necesitaría de más votos a favor que en contra.

El presidente del Gobierno en funciones ha afirmado que la propuesta del PP «es la única razonable», y que el resultado de junio fue «inequívoco, nunca, salvo en el caso de las mayorías absolutas, ha habido tanta diferencia entre el primer y segundo partido».

Noticias relacionadas

Rajoy ha explicado que aceptó el mandato del Rey Felipe VI de que fuera candidato a la presidencia del Gobierno por tres razones. Una de ellas, porque «España necesita un Gobierno con urgencia». La segunda razón es que los españoles han expresado su preferencia por el PP en las elecciones generales y la tercera, que «no existe una alternativa razonable».

El popular ha subrayado que, frente a lo que él propone, sólo puede haber alguna alternativa que pretenda «juguetear» de nuevo con la paciencia de los españoles o repetir las elecciones.

«En suma, no existe alternativa que responda a los deseos de los españoles», ha añadido antes de insistir en que un Gobierno «de mil colores e ineficaz» no conviene a España.

Salvador económico

Mariano Rajoy ha asegurado que bajo su mandato España logró enderezar la situación, en circunstancias muy penosas y en un plazo sorprendentemente breve, salvando al país del desastre.

El popular ha insistido en que su Gobierno situó a España a la cabeza del crecimiento y abrió el horizonte de bienestar y de empleo.

El presidente en funciones también ha puesto especial énfasis en la necesidad de remitir a las Cortes el proyecto de presupuestos para 2017 «no sólo por el compromiso con Europa» si no por lo que suponen para millones de personas y aquí se ha referido a los 14 millones de ciudadanos que reciben prestaciones públicas, que dependen de los presupuestos.

Acuerdo con el PSOE

El candidato del PP a la Presidencia del Gobierno ha propuesto a los partidos, «singularmente al PSOE», llegar a «un consenso de primer orden» sobre la reforma del modelo de financiación autonómica.

El líder del PP ha abogado por este acuerdo con el objetivo de desarrollar un modelo que se preserve de «contingencias como ciclos electorales o épocas de abundancia o de recesión».

Asimismo, en un contexto de revisión de tipos impositivos, en especial de posibles bajadas de impuestos si España logra cumplir los objetivos de déficit, Rajoy ha planteado «analizar los ingresos tributarios de su competencia».

Porque, según su discurso, «la financiación autonómica es de vital importancia» cuando hay que centrar la prioridad en el sector público, y se justifica su mejora si se tiene en cuenta que las comunidades gestionan la educación, la sanidad o la dependencia.

Así que por ser un objetivo «necesario», ha reclamado «un consenso de primer orden» para reformar el sistema de financiación autonómica y lograr dos demandas ciudadanas: el acceso a los servicios públicos en condiciones de igualdad y «garantizar la financiación estable y suficiente de los mismos».

Rajoy ha pedido a «todos los partidos, singularmente al PSOE», porque al igual que el PP gobierna «en buena parte de las comunidades autónomas», abrir una negociación que dé lugar a un «modelo estable».

Empleo, su máxima preocupación

Mariano Rajoy ha insistido en que el empleo ha sido «siempre» su máxima preocupación y prioridad y ha recordado que al inicio de la legislatura se destruían diariamente 1.400 empleos mientras que hoy, cada día, encuentran trabajo 1.600 españoles.

El presidente del Gobierno en funciones también ha ratificado su compromiso de reducir el déficit público por debajo del 3 % y ha subrayado que se trata de una «obligación europea y constitucional, una obligación indispensable para permanecer en el euro».

Rajoy ha añadido que, además, este compromiso es una «convicción» porque «no se puede gastar lo que no se tiene».

En esa línea, el presidente en funciones también ha pedido que no se malgasten los recursos de los que se dispone y ha avanzado que la intención de su Gobierno es una «revisión integral» del gasto público que ayude a eliminar posibles duplicidades.

Repetición de elecciones por tercera vez

El candidato del PP a presidente del Gobierno ha sostenido en su discurso que el «mayor daño» que se le ocurre para el sistema democrático sería repetir las elecciones por tercera vez, porque significaría «decirle a los españoles que su voto ha sido «inútil en dos ocasiones».

Rajoy ha argumentado de esta forma que la mejor manera de preservar la confianza de los ciudadanos en el sistema democrático es «cumplir su voluntad», lo que supone -ha dicho- «no solo respetar la opción más votada, sino que cuando los españoles votan es para contar con un gobierno».

«Nos corresponde la obligación de dar cumplimiento a ese mandato y no volver a defraudarles», ha pedido Rajoy a los grupos políticos.

Tras la intervención de Rajoy, que será el único orador de la jornada, la sesión se reanudará este miércoles a las 9.00 horas con los discursos del resto de portavoces, comenzando por el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez.