2

La CUP ha iniciado esta este sábado la reunión de sus asambleas territoriales a la espera de la celebración de este domingo de su Consejo Político, en el que se decidirá si finalmente da su apoyo a Artur Mas para ser investido presidente de la Generalitat o bien lo rechaza y precipita elecciones en Catalunya.

A las 10.00 horas de este sábado ha arrancado la asamblea territorial de los cuperos en Barcelona, la de mayor calado de las 13 asambleas locales existentes, en el centro cívico Pere Quart de la capital catalana, después de que la asamblea nacional de la CUP celebrada el pasado 27 de diciembre estableciese un inédito empate entre favorables y contrarios a investir a Mas.

Los militantes cuperos reunidos, y este domingo los aproximadamente 70 integrantes del Consejo Político, se pronunciarán sobre dos propuestas alternativas y excluyentes: la primera implica rechazar la investidura de Mas emitiendo o bien 5 votos a favor y 5 en contra o bien con la abstención de los 10 diputados de la CUP.

La segunda alternativa supone aprobar la investidura de Mas con 2 votos a favor y 8 abstenciones, lo que permitiría reflejar, «la apuesta de la CUP por la independencia y un proceso constituyente y popular» pero, también, «la oposición a la continuidad de las políticas de recortes y privatizaciones», según explicó esta semana la CUP.

Las decisiones que se tomen en la docena de asambleas territoriales serán en todo caso orientativas de lo que pueda ocurrir mañana en la reunión del Consejo Político, que aglutina a 68 dirigentes que forman el Secretariado Nacional de la formación y el Grupo de Acción Parlamentaria (GAP).

Noticias relacionadas

La reunión del Consejo Político y del GAP -que es el grupo parlamentario- tendrá lugar en Barcelona ciudad, sobre las diez de la mañana, en el mismo centro cívico en el que hoy se reúne la asamblea territorial de la capital catalana, según fuentes de la formación anticapitalista.

Las asambleas territoriales funcionan con el criterio de una persona, un voto y serán contabilizados tanto los votos a favor del acuerdo con Junts pel Sí (JxSí) como los contrarios y las abstenciones.

A diferencia de asambleas anteriores, en las territoriales de este sábado sólo tendrán derecho a voz y voto los militantes de la CUP, por lo que han quedado excluidos tanto los simpatizantes como los representantes de las organizaciones externas a la CUP agrupadas en torno a la denominación de Crida Constituent.

Estos últimos, señala el secretariado nacional de la CUP, ya estarán representados a través de los diputados.

Respecto al procedimiento que será utilizado por el Consejo Político, el secretariado indica que se votarán ambas propuestas por separado y, si ambas obtienen mayoría absoluta, se iniciará otra ronda de votaciones hasta que sólo sea aprobada una.