Mariano Rajoy, durante el acto de presentación de los candidatos del PP a las elecciones generales en Barcelona. | Reuters

12

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha lanzado este sábado en Barcelona una advertencia directa a los independentistas catalanes si persisten en sus intenciones: «Cuantos más pasos se den en la mala dirección, más difíciles serán las cosas».

Cataluña ha sido el escenario elegido por el PP para presentar a sus cabezas de lista, y en su primera visita a la Comunidad desde que el Parlament aprobase la resolución por la independencia y el Gobierno la recurriese ante el Tribunal Constitucional, Rajoy ha advertido de que piensa mantenerse en su «sitio» y seguirá actuando «con firmeza y proporcionalidad».

De nuevo ha querido enviar un mensaje de tranquilidad a los catalanes y asegurarles que nadie va a convertirlos en «extranjeros», en un discurso en el que también ha insistido en que los únicos responsables de lo que está pasando son los independentistas y ha defendido los cambios en las condiciones de la ayuda financiera que el Estado hace a Cataluña.

Así, ha asegurado que el Gobierno seguirá ayudando a los proveedores de esta comunidad, si bien ha advertido de que «será el Estado el que pague a esos proveedores».

Rajoy ha lanzado por otra parte un mensaje al presidente de la Generalitat, Artur Mas, por buscar el apoyo de la CUP para su investidura: «Conviene cuidar la elección de los socios o de los amigos», ha dicho.

Y ha insistido en que no quiere tomar más medidas que el recurso presentado ante el Tribunal Constitucional contra la resolución independentista del Parlament, pero ha recordado que no depende de él.

«Que nadie busque responsables en otros lugares, los responsables son los que han puesto en marcha» este proceso y que «amparándose en sus sentimientos olvidan que los demás también tienen sentimientos», ha dicho Rajoy, para defender así a quienes «quieren seguir siendo lo que son, catalanes, españoles y europeos, y que no quieren que nadie les obligue a renunciar a ninguna condición».

Todo en un acto en el que de nuevo Rajoy ha defendido su gestión de estos años y ha insistido en que lo que necesita España es mantener las mismas políticas, y en el que ha citado expresamente a su principal rival, el PSOE, para advertir a los votantes del riesgo de volver a confiar en los socialistas.

«El PSOE hoy no es bueno para España», ha señalado Rajoy, quien ha advertido que regresar a las políticas socialistas sería «la mayor de las equivocaciones que podríamos cometer como nación» y sería «la vuelta al peor pasado, a ese del que tanto nos costó salir».

Rajoy ha reiterado además que a España no le convienen los «experimentos» y aunque no ha citado expresamente a Ciudadanos ha advertido de que los gobiernos «no se improvisan», ni tampoco los programas o los equipos, y es necesario «tener algún bagaje» para gestionar el país.

Ha insistido además en poner en valor la «experiencia contrastada» que ha demostrado su partido, ha pedido a los suyos que en esta campaña se dediquen a explicar todo lo que se ha hecho y a subrayar que el rumbo del país ya está «fijado» y por eso hay que continuar con las mismas políticas.

Mariano Rajoy ha recordado que el gran objetivo de la próxima legislatura es llegar a alcanzar veinte millones de ocupados, con la creación de medio millón de puestos de trabajo al año. «Se puede hacer porque ya lo hemos hecho», ha señalado el jefe del Ejecutivo, recordando así la creación de empleo de esta última etapa de la legislatura.

En este acto que se tuvo que suspender la semana pasada por los atentados de París, no se ha olvidado Rajoy de hablar de esta cuestión, y ha subrayado que va a luchar con determinación, prudencia y eficacia para combatir el terrorismo yihadista, en este momento el «mayor enemigo de la humanidad».

De nuevo ha manifestado la solidaridad de España y del Gobierno con los franceses por los «brutales y despiadados» atentados, además de subrayar que el Gobierno seguirá perseverando en lo que está haciendo y continuará «colaborando» con sus aliados, actuando con prudencia pero también con eficacia.

Ha señalado además que tiene la «absoluta certeza» de que quienes defienden valores como «la democracia, la libertad y el respeto a las personas» ganarán «esta batalla».

También la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, se ha referido a los «terribles atentados» de París, y ha señalado que «hay que responder con contundencia» a estos actos.

«Ningún terrorista va a poner en peligro nuestro modelo de convivencia, que nos ha costado mucho conseguir», ha señalado Cospedal.

Por otra parte, la número dos de los populares ha asegurado que el PP «tiene un proyecto para España, moderno y de progreso», frente a los de otros partidos, que o son «caducos y fracasados», o son fruto del «marketing» y del «oportunismo mediático» o suponen «la incertidumbre y el abismo».

Ha explicado que el partido centrará su labor en dos objetivos, que la recuperación «llegue a todos los hogares de España» y en hacer «una defensa a ultranza de nuestro país».

«El único partido capaz de hacer eso es el PP. Y el único preparado para llevar a cabo ese reto es Mariano Rajoy», ha añadido Cospedal.