El exsecretario general de los socialistas madrileños, Tomás Gómez, durante la rueda de prensa que ha ofrecido este viernes en las dependencias del PSM de la Asamblea de Madrid, sede del parlamento regional, en la que ha asegurado que no volverá a competir por ningún puesto en el partido y por eso ha exigido al líder del PSOE, Pedro Sánchez, que devuelva la democracia a la federación regional del partido y que convoque primarias para elegir a los candidatos. | Paco Campos

1

«Puede estar tranquilo (Pedro) Sánchez», ha dejado caer varias veces el ex secretario general del PSM, Tomás Gómez, tras renunciar a toda aspiración en el socialismo madrileño, pero no a la presidencia de la Comisión del PSOE que controlará las primarias, a las que aspira quien hace dos días le destituyó.

Rodeado de su círculo más cercano en la Asamblea de Madrid, Tomás Gómez ha entregado el acta de diputado y ha aprovechado la que por el momento será su última comparecencia en la cámara para pedir primarias al secretario general del PSOE y de paso apostar por Antonio Miguel Carmona y Pedro Zerolo como sus sustitutos en el partido y el cartel electoral de mayo, respectivamente.

También para lanzar un aviso: que suelta la toalla en Madrid, pero se queda en el PSOE y además en un puesto en el que puede ser molesto.

Porque, como ha asegurado, Pedro Sánchez no ha hablado con él desde su cese, aunque lo va a ver en la próxima Ejecutiva del partido.

Con un discurso más conciliador que en sus últimas intervenciones, pero medido, el ex secretario general del PSM ha insistido en que no va a ser un problema para la dirección federal que el miércoles descabezó a la federación madrileña para dar entrada a una gestora.

Lo que implica el abandono del pulso que lanzó este jueves, cuando presentó un recurso interno ante la Comisión de Garantías federal para defender su honorabilidad y el cumplimiento de los estatutos del partido, que a juicio se incumplieron con su destitución y la de toda la directiva socialista en Madrid.

Gómez renuncia a sus aspiraciones en Madrid, pero al mismo tiempo lanza un aviso a navegantes al asegurar que pretende ver a Sánchez en la próxima reunión de la Comisión Ejecutiva Federal del PSOE y seguir encabezando la Comisión de Garantías Electorales, de la que es presidente.

Los periodistas han querido despejar si su permanencia en esta comisión es una advertencia al secretario general del PSOE, a lo que Gómez se ha limitado a contestar que puede asegurar que el proceso de primarias será «transparente», «democrático» y, en su deseo, «muy participativo».

Y aunque no ha querido hacer sangre de este asunto, la cuestión de su aspiración de seguir con un puesto en Ferraz ha quedado en el aire en una intervención en la que las palabras del excandidato sonaron a todo menos a despedida.

Un final abierto que además Gómez ha salpimentado con una alusión y felicitación a la presidenta de Andalucía, Susana Díaz, a la que ha felicitado por las encuestas y calificado como «nuestra Susana». «Desde aquí, todo mi apoyo», ha zanjado.

Mientras él intervenía, la gestora encabezada por el diputado Rafael Simancas ha celebrado su primera reunión en la sede del PSM en Callao, antiguo feudo donde quedan dos réplicas de Vespa de Gómez, según este mismo ha contado.

Fuentes cercanas a la misma cuentan que el reto ahora es comenzar a trabajar en las listas municipales en un entorno «alborotado» y a cien días de los comicios.

Para ello, la semana que viene comenzarán las asambleas en las distintas agrupaciones locales y de distrito del partido en la Comunidad, para que los militantes socialistas propongan nombres con los que encabezar la candidatura del PSM a la Asamblea de Madrid.