Previous Next
13

Un soldado español de la ONU han muerto este miércoles en el Líbano, donde también se han registrado varias víctimas en las filas del Ejército israelí, después de que Israel y Hizbulá se hayan atacado mutuamente, en una grave escalada de la violencia en la zona.

El soldado de las Fuerzas de la ONU para el Líbano (FINUL) murió en el sur del país, confirmó el ministro español de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, que ha asegurado que España ha pedido a la ONU una investigación.

El jefe de la diplomacia española explicó que la muerte del soldado español se produjo por un ataque israelí en respuesta a otro del movimiento chií libanés Hizbulá, en el que un número aún no determinado de soldados israelíes resultaron heridos.

El militar español era el cabo Francisco Javier Soria Toledo, de 36 años y nacido en Málaga, ha informado el Ministerio de Defensa.

El militar muerto, casado y a la espera de tener su primer hijo, pertenece al Regimiento de Infantería Mecanizada Córdoba X, de la Brigada Guzmán el Bueno con sede en Cerro Muriano (Córdoba), unidad que forma el grueso del contingente español actualmente desplegado en el Líbano.

El cabo ha fallecido en la zona denominada Blue Line, donde están situadas las tropas de la ONU y en un área de responsabilidad española.

España tiene actualmente 580 militares en el Líbano, encuadrados en la operación Finul de Naciones Unidas. El contingente está desplegado en la base Miguel de Cervantes de Marjayun, en el sur del país.

El cabo fallecido participaba en la misión Libre Hidalgo desde el pasado mes de noviembre, había ingresado en las Fuerzas Armadas en el año 2004 y esta era su segunda participación en la misión de cascos azules de la ONU en el Líbano.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha sido informado del fallecimiento por el ministro de Defensa, Pedro Morenés, y por el Jefe de Estado Mayor de la Defensa, almirante general Fernando García Sánchez, afirma Defensa en un comunicado.

Morenés ha cancelado la visita que tenía programada a la India y en estos momentos se encuentra regresando a España.

Escalada de violencia

Esta nueva escalada de violencia se precipitó este miércoles, tras los choques de los últimos días en los altos del Golán, cuando Hizbulá atacó con misiles un convoy del Ejército israelí en las granjas de Chebaa, ocupadas por Israel.

Hizbulá reivindicó su autoría en un comunicado, en el que explicó que el grupo de los Mártires de Al Quneitra perpetró el atentado, que tuvo lugar a las 11.25 hora local (09.25 GMT).

Noticias relacionadas

El Ejército israelí confirmó que se produjeron «víctimas», aunque aún no ha detallado si se trata de muertos o heridos y no han ofrecido cifras.

Según la prensa israelí, al menos siete personas de esa nacionalidad, aparentemente todos ellos militares, resultaron heridos en el ataque, pero otros medios de la región hablan incluso de varios soldados israelíes muertos.

Una hora después, Hizbulá también bombardeó el Monte Hermón y sus alrededores, con al menos un proyectil impactando en la aldea fronteriza de Ghajar.

El Ejército israelí respondió a ambos incidentes con un severo bombardeo de posiciones en el sur del Líbano, a consecuencia del cual falleció el militar español.

El soldado de la FINUL murió poco después de que fuera bombardeada la zona de Abbasieh, debido a las graves heridas sufridas, indicó la Agencia Nacional de Noticias (ANN).

Las fuerzas israelíes lanzaron varios cohetes contra el sur del Líbano, en las inmediaciones de las zonas de Al Mayedia, Kafar Shuba, Al Abasiya y Al Uazani, feudos de Hizbulá.

El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, y el ministro de Defensa, Moshé Yaalón, han convocado una reunión de emergencia con los altos mandos para evaluar la situación, mientras en la zona de los hechos se mantiene la calma durante la última hora, según los medios locales.

Netanyahu advirtió a Hizbulá de que tenga en cuenta lo que sucedió el pasado verano en Gaza, en su enfrentamiento con el grupo islamista Hamás, al referirse a la respuesta de Israel ante agresiones contra su suelo.

«En estos momentos el Ejército responde a los sucesos en el norte. A todo el que nos rete en la frontera norte, le propongo que mire lo que sucedió no lejos de la ciudad de Sderot, en Gaza», manifestó.

Hizbulá recibió el apoyo de Hamás, que consideró que la milicia chií «tiene derecho a responder a los asaltos y ataques de la ocupación israelí, principalmente al último», según el portavoz del grupo en la Franja de Gaza, Sami abu Zuhri.

En ese ataque del 18 de enero murieron seis miembros de Hizbulá -entre ellos un joven oficial que era hijo del exjefe de su brazo armado Imad Mughniye, asesinado en Damasco en 2008- y un general de la Guardia Revolucionaría iraní.

Además, la aviación israelí bombardeó hoy de madrugada más posiciones de las fuerzas del régimen sirio en la periferia de la ciudad siria de Al Quneitra, fronteriza con los Altos del Golán, ocupados por Israel.

Estos nuevos bombardeos se producen después de que ayer el Ejército israelí disparase unos veinte proyectiles de artillería contra posiciones en el lado sirio de los Altos del Golán en respuesta al lanzamiento de dos cohetes desde ese territorio.