0

Cientos de personas se manifestaron ayer en el casco histórico de Santiago para protestar contra los recortes y las políticas impuestas por la Unión Europea, aprovechando la visita de la canciller alemana, Angela Merkel, a la capital de Galicia.

Los manifestantes se congregaron en la plaza de la Quintana, en una marcha convocada por el Bloque Nacionalista Galego (BNG) y en la que también participaron otros colectivos sociales como el Sindicato Confederación Intersindical Galega y varias plataformas ciudadanas de emigrantes retornados.

Agentes de la Policía Nacional acordonaron la plaza e impidieron el acceso de algunos de los manifestantes, por lo que la protesta intentó alcanzar la plaza del Obradoiro, una tentativa infructuosa por la presencia de tres filas de agentes que procedieron a intervenir.

Porrazos

En el forcejeo, mientras algunas personas seguían intentando acceder bajo consignas como «Más trabajo y menos policía», «No puede ser, obreros en la cárcel y corruptos en el poder» o «Libertad de expresión» y «El capitalismo es el terrorismo», varias personas cayeron al suelo ante la carga policial, y el portavoz municipal del BNG en Santiago, Rubén Cela, recibió un porrazo en la cabeza. «Son gajes del oficio», manifestó poco después..

La protesta, cada vez más numerosa, se trasladó entonces a la plaza de Fonseca, mientras algunas personas increpaban a la policía con frases como «Os va a condecorar Franco».

Emigrantes

Durante la manifestación también se escucharon gritos en alemán y una pancarta de colectivos de emigrantes retornados en la que se podía leer, en el mismo idioma, «Europa nos dio trabajo y España nos roba lo ahorrado».

El portavoz parlamentario del BNG, Francisco Jorquera, denunció a mediodía el «auténtico cerco policial que se vivió hoy en el casco viejo de Santiago, impidiendo» el acceso a muchos ciudadanos y colectivos sociales que intentaban mostrar su discrepancia» con las políticas comunes que protagonizan Rajoy y Merkel.